domingo, 29 de marzo de 2015

"El PP está intentando dejarlo todo atado antes del cambio"

"Soy el candidato de consenso", dice José Manuel López, favorito en las primarias que designarán al candidato de Podemos en las autonómicas en Madrid.Critica al Botella por "acelerar pelotazos urbanísticos", y cree que las elecciones andaluzas "han sentado las bases del cambio"


José Manuel López, en una imagen de archivo.

No fue una negociación fácil, pero finalmente lograron a un acuerdo. José Manuel López Rodrigo era un desconocido para los simpatizantes de Podemos hasta horas después de que la cúpula del partido en la Comunidad de Madrid pusiera su nombre sobre la mesa en una tensa reunión en la que cerraron una lista "unitaria", con candidatos oficialistas, críticos vinculados al eurodiputado Miguel Urbán, militantes de Equo y de la plataforma de Tania Sánchez, Convocatoria por Madrid. De hecho, el candidato de consenso todavía no es muy conocido a día de hoy, pero asegura que mientras otros partidos tienen "marca", Podemos "tiene proyecto", y confía en poder presentárselo -y presentarse- a quienes viven en la Comunidad de Madrid antes de las elecciones del próximo 24 de mayo. 

Eso, siempre que sea designado como candidato del partido en el proceso de primarias, en el que parte como claro favorito. Las urnas cerrarán a las 23:59 horas de este domingo, y los resultados se conocerán esta misma semana.

López es ingeniero agrónomo, forma parte del Círculo de Economía, Ecología y Energía (3E), y hace una década  fue designado para dirigir una fundación por el PSOE, pero dice no haber ostentado cargos políticos. Explica que su experiencia en la administración le ha preparado para afrontar esta responsabilidad, que si gobiernan hablarán con todos los actores políticos. Y, desde luego, asegura que sí es "el candidato de consenso". 

¿Cómo ven desde su equipo que el PP de Ana Botella se entregue ahora a la privatización del mercado de Legazpi?

Observamos con preocupación cómo se están acelerando algunos procesos. Ahora parece que hay 100.000 metros cuadrados que se van a ceder rápidamente a una constructora en Tetuán. Están intentando dejar atados todos los temas antes del cambio.Es una irresponsabilidad, y muestra cómo ha degenerado el sistema en la Comunidad de Madrid. Que la administración actual esté acelerando pelotazos urbanísticos antes de las elecciones dice mucho de la situación en la que nos encontramos. 

Acciones como la esta, el hecho de que el PSOE recurra a un peso pesado como Gabilondo, que el PP tire de Cifuentes o Aguirre... ¿Tienen miedo? ¿Se está atrincherando el sistema para lo que pueda venir?


En el caso del PP da igual el candidato que pongan, es para mantener el sistema clientelar que tenemos. Hay quien dice que Cristina Cifuentes es una candidata nueva, pero en realidad es diputada desde 1991, ha pasado por trece instituciones y conoce todo lo que ha ocurrido en los últimos 25 años. No se puede decir que acabe de aterrizar. 





Otra cosa es que ella no se haya visto salpicada por la corrupción.


El problema aquí no es sólo la corrupción, es que el modelo es injusto e ineficiente, está en su máximo punto de decadencia y hace infelices a la mayoría de madrileños y madrileñas. En los últimos 20 años la oposición se ha dedicado más a los conflictos internos que a mirar a la gente. En algunos casos ha sido colaboradora necesaria en este proceso de degradación, y los candidatos que presenta son hijos de conflictos internos bastante gordos.

¿Por qué ha decidido dar el salto a la arena política y presentarse a las primarias de Podemos?


Siempre me he sentido muy comprometido con la justicia social. Tengo una trayectoria profesional relacionada con esta materia, y el 15 de mayo de 2011 estuve entre quienes salieron a la calle a mostrar nuestra indignación. A partir de ahí hemos articulado un proyecto político que ha recogido el diagnóstico de la ciudadanía de lo que estaba pasando. Ahora ya no estamos en el momento de defender la sanidad o la educación, sino en el de construir una nueva sistema sanitario y un nuevo sistema educativo, y hace falta gente que de un paso. Queremos entrar en las instituciones para construir, no para mirar para atrás y volver a lo que teníamos antes de la crisis. Hay que pensar cómo nos imaginamos Madrid dentro de ocho años y trabajar por ello.

Se han referido a usted como el "candidato de consenso". ¿Por qué usted? ¿Está cómodo con ese equipo, con esa lista en la que hay personas de ideología claramente de izquierdas, alejada de la "centralidad del tablero" que defiende Podemos?


"La pluralidad siempre tiene su dificultad, porque no nos movemos en una línea, sino en una autopista de seis carriles. La sociedad es así"

Soy de trabajar con unos y con otros. Este río me ha ido llevando hasta este punto, te va empujando y empujando hasta que alguien dice: “El candidato es este”. Si preguntas de quién soy yo, respondo que soy del proceso colectivo. Me es fácil trabajar en grupo. Por otro lado, la lista es muy plural con gente que viene del mundo político, personas de izquierdas, gente relacionada con las luchas sociales, otras del mundo técnico y de distintos ámbitos de trabajo. La pluralidad siempre tiene su dificultad porque no nos movemos en una línea, sino en una autopista de seis carriles. La sociedad es así, y los que piensan que sólo hay que implementar lo que cada uno tiene en la cabeza, un modelo, nos llevan a donde estamos ahora. 

¿Se siente candidato de consenso? 


Me siento cómodo, soy un candidato de consenso. Me siento cómodo trabajando con unos y con otros, tengo trato con unos y con otros.

Ha trabajado para fundaciones como Pluralismo y Convivencia o Cáritas. ¿Hasta qué punto están en sintonía las ideas que defienden estos organismos con las del proyecto de Podemos?


Uno es hijo de su historia, y todo va sumando. Pasé ocho años en Cáritas, fui director de acción social, y eso me permitió tener una visión muy global de lo que pasaba en el país, entender mejor por qué se produce la pobreza. Cuando terminé fui a la Fundación Pluralismo y Convivencia, que depende del Ministerio de Justicia y trabaja con minorías religiosas. Fui gerente y luego director con tres ministros, dos del PSOE y uno del PP. He pasado por un montón de gente, y eso me ha permitido conocer la administración desde dentro, entender que los problemas se resuelven pensando, hablando. 

Dice que todo suma. Usted ha permanecido en su cargo con gobiernos de PP y PSOE, pero fue nombrado por Zapatero ¿Eso le suma o le resta credibilidad? ¿Pueden verle los potenciales votantes como parte de aquello a lo que Podemos quiere combatir? 


No combatimos, estamos sumando. Yo no entré a un cargo político, entré a una gestión pública que no se sabía muy bien cómo se tenía que abordar. Entré con los socialistas, pero todos los cargos del ministerio fueron cambiando y nuestro equipo no. Nuestro cometido tenía que ver una propuesta de Estado. No era política chusca, era política de Estado para abordar la libertad religiosa, era algo nuevo. 

¿Cómo valora el resultado de las andaluzas? ¿Es extrapolable de alguna forma? ¿Va a impulsar que aborden cambios de estrategia?


"Andalucía ha sentado las bases del proyecto de cambio, pero es un proceso a largo plazo, y se dará en años"
Andalucía nos ha permitido ver que esto es un proceso a largo plazo. Pasar de nada a quince es importante, pero no vamos a entrar a jugar en vieja política. Estamos trabajando, mirando a las próximas elecciones, a las de noviembre y a los siguientes cuatro años, porque el cambio se va a dar en años. Lo que ha pasado en Andalucía ha permitido sentar las bases del proyecto de cambio. En Madrid tenemos una situación económica y social muy distinta a la que tienen en Andalucía. Junto con Valencia, esta es la comunidad que tiene el modelo del Partido Popular llevado al extremo: el modelo del ladrillo, que genera una desigualdad enorme.

En la entrevista de Pablo Iglesias a Pablo Echenique emitida por La Tuerka el pasado domingo, el secretario general del partido decía que en Madrid y Valencia tienen muchas posibilidades de ganar. ¿Está centrando la dirección sus esfuerzos en esas regiones? 


Yo voy a concentrar mis esfuerzos aquí. Tenemos trece comunidades autónomas, y partimos de que no nacimos como un proyecto de oposición; en todos los sitios donde nos presentemos intentaremos ser fuerza de cambio. En algunos lugares igual ese cambio es más fácil porque la situación es más extrema, y creo que Madrid y Valencia son dos de esos sitios, dos de los lugares donde la situación social, económica y política han degenerado más, donde está más avanzado el proceso de decadencia. 

Ustedes presentan perfiles como el de Manuela Carmena o el suyo, con una trayectoria pero menos conocidos. Al otro lado están Cristina Cifuentes o Esperanza Aguirre, con mayor peso mediático. ¿Pueden ganar? ¿ Se ve como presidente de la Comunidad de Madrid?


Me veo como presidente de la Comunidad de Madrid. Es verdad que mediáticamente no somos conocidos, pero sí somos reconocidos en nuestros campos de trabajo y creo que la ciudadanía está impulsando desde abajo una propuesta diferente. La gente está pensando más en tener futuro que en otro tipo de juegos. Citas candidatos y candidatas conocidos, pero igual por conocidos están ubicados en un punto concreto, y la gente está en el cambio. Al final, la gente sabe lo que está pasando, y nosotros tenemos un proyecto diferente, mientras otros partidos tienen marca.

¿Qué pueden aportar ustedes que no puedan dar estas candidatas?


Estamos planteando una línea de nueva política, con un sistema de transparencia que impida que se repita lo que tenemos ahora, y queremos que la gente participe con normalidad en la vida pública. Queremos un nuevo modelo productivo, mejorar el acceso a la sanidad, educación, cultura, deporte o servicios sociales. 

Usted mismo ha dicho que ya no están en la etapa del diagnóstico. ¿Qué propuestas concretas plantea?


"La Comunidad de Madrid no se ha pensado como un espacio de vida: está hecha para el consumo y para la inversión"
Queremos entrar en la eficiencia y en las renovables, de los paneles solares a otro tipo de cuestiones, porque la CAM consume más del 10% de la energía estatal, y de esa cantidad sólo el 2% viene de las renovables, algo que va contra la directivas europeas. Madrid es un polo de desarrollo: tenemos universidades, centros de investigación y empresas, y hasta ahora lo único que se ha hecho es ponerlos unos contra otros, están como desconectados, deberíamos conectarlos. Otro ejemplo es la agricultura: la gente de este mundo dice que un agricultor siempre sueña con tener su tierra cerca de una gran ciudad donde se consume, y no entendemos por qué en Madrid no somos capaces. La Comunidad no se ha pensado como un espacio de vida, está hecha para el consumo y para la inversión. 

¿Tres medidas económicas concretas?


Vamos a repensar la fiscalidad. La Comunidad de Madrid maneja más o menos 16.000 millones de euros, y otros 4.700 que tienen que ver con costes financieros. Sólo con recuperar el impuesto de patrimonio que pagan las 14.000 personas con mayores rentas recuperaríamos 600 millones de euros, y un aumento del 10% en educación nos costaría 400 millones. Hay que reorganizar la fiscalidad y quitar la grasa, lo que no es muy necesario. Y tenemos que hacer una revisión de la deuda.

¿Hay avances en esto? En la presentación de su lista dijeron que llevaban tiempo estudiándolo. 


Estamos mirando. Entre 2008 y 2014 la deuda de la Comunidad de Madrid ha pasado de 10.000 a 25.000 millones de euros. Queremos hacer una comisión de trabajo interna, un instituto para analizar por qué nos hemos endeudado y cómo. Estamos hablando de 15.000 millones en seis años, ¿dónde ha ido ese dinero? Esto no puede volver a pasar.

¿Eso se puede hacer desde la oposición o hay que llegar a la Presidencia?


"Hay que reorganizar la fiscalidad y quitar la grasa, lo que no es muy necesario. Y tenemos que hacer una revisión de la deuda"
No sabemos qué vamos a encontrar en la institución. Si gobernamos lo primero será una auditoría interna para saber dónde ha ido el dinero y cómo están colocados los contratos. No estamos hablando de no pagar lo que se debe, pero sí hay que entender cómo se ha generado la deuda y ver si hay algún contrato irregular. Vamos a levantar las alfombras, a quitarlas. No se trata sólo de ser más éticos y estar más abiertos a la ciudadanía, sino que además hay que dejar esto instalado en el sistema político.

¿Pero esto se puede hacerse también desde la oposición?


Sí. No es igual porque desde fuera es mucho más difícil ver, pero si entramos en la institución este será el primer tema. Si no entramos y siguen gobernando los mismos los próximos cuatro años serán años de gran ladrillo, y seguramente no tendrán retorno.

¿Qué pasa con las privatizaciones sanitarias?


No vamos a privatizar sanidad ni educación, y una vez que entremos revisaremos los contratos ya firmados.

¿Puede llegar a ocurrir que con dinero del bolsillo de los ciudadanos se paguen indemnizaciones a empresas a las que los anteriores gestores les dieron concesiones?


Veremos los contratos, no podemos saltarnos la seguridad jurídica, pero si alguna cosa no está bien, si hay un contrato irregular lo sacaremos, lo denunciaremos.

¿Eso incluye también sacar el nombre de los responsables?


Todo lo que sea irregular. El objetivo no es dedicar cuatro años a que paguen los culpables, sobre todo vamos a construir futuro, porque queremos tener un Madrid mejor. Ya es un sitio estupendo, pero queremos una ciudad con un poco más de perspectiva, tenemos un proyecto de futuro y creemos que somos los que tenemos más ideas.

¿En su programa de rescate ciudadano incluyen medidas como las que impulsa el Ejecutivo de Alexis Tsipras en Grecia? Hace dos semanas aprobó dar cupones de alimentos a 300.000 familias y devolvió los suministros de luz y agua a otras tantas.


Estamos hablando de pobreza energética y de muchas cosas, pero nosotros no estamos hablando de pobreza energética solamente para paliar, sino pensando en el futuro. Nuestra idea no es sólo dar peces, también es enseñar a pescar y asegurar que el río esté en las condiciones adecuadas para ello. No puedes cortarle la luz a nadie, pero tampoco puedes dar el bono social de electricidad sin tener en cuenta las rentas de los beneficiarios, cuando muchos son propietarios de segundas residencias, e incluso algún ejecutivo de Endesa me ha confesado tener ese bono. Estás invirtiendo 200 millones en un grupo que no lo necesita y al mismo tiempo cortas la luz a 1,4 millones de hogares, es de locos. Pensemos otro sistema, cojamos los 200 millones y metámoslos por la vía de los servicios sociales.

¿Cómo actuaría si su jefa de prensa o de campaña fuese imputada por la trama Púnica, a lo Aguirre?


Toda imputación que tenga que ver con meter mano en la caja es una línea roja. Hay otras imputaciones, como las que tienen que ver con que te hayan detenido por participar en un escrache. Lo que no tenga que ver con la gestión pública es la vida de los ciudadanos. 

¿Qué debería hacer alguien como la señora Aguirre con una jefa de campaña imputada?


El modelo ético y la forma de plantearse la gestión pública es algo de cada uno, pero si nosotros tuviéramos un caso así lo tendríamos claro.

¿La echarían?


Sobre Aguirre designando cargos: "Cuando uno se equivoca cincuenta veces tiene que hacérselo ver"
Le pediríamos que se fuera.

¿Y qué pasaría con quien la nombró? Hablamos de una persona que gusta de presumir del número de candidatos a los que ha designado para justificar que no se ha equivocado con tantos.


Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, pero cuando uno se equivoca cincuenta veces tiene que hacérselo ver. Puede que lo que pase es que se haya generado un sistema corrupto que a veces no da a basto para tapar todas las vías por las que hace aguas.

¿Ya han hablado con otros partidos? ¿Estudian sumar fuerzas?


Aún somos candidatos a candidatos, es pronto para hablar con nadie. Una vez pasen las primarias y se decidan las listas hablaremos. Si tenemos posibilidades de gobernar hablaremos con todo el mundo, no vamos a ser sectarios. Estamos abiertos a trabajar con todos, pero siempre sobre los proyectos. No nos interesan demasiado otras cuestiones.

¿Contemplan a Ciudadanos como un nuevo actor o como un rival? ¿Sigue siendo el PP el adversario directo? 


Lo que queremos es acabar con la situación actual. Cuatro años más de esto no serían sólo cuatro años, supondrían un nuevo golpe de inversiones en infraestructuras que dejaría arrasada la Comunidad de Madrid. Tenemos que parar eso y devolver la expectativa de futuro a los ciudadanos.

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL

@alopezdemiguel

No hay comentarios:

Publicar un comentario