jueves, 3 de septiembre de 2015

El "toro de la vega" no es una tradición milenaria


Documento que prueba que un alcalde franquista prohibió la barbaridad, lo que no se atreve hacer un socialista





De 1966 a 1970 el festejo quedó reducido a la primera parte del mismo, el encierro7. En 1954, tras la difusión en el No-Do de unas impactantes imágenes8 del espectáculo que sensibilizaron a destacados colectivos y personalidades comprometidos con la defensa de los animales, se inició una polémica que duraría años. A partir de 1956, la Asociación contra la Crueldad en los Espectáculos (ACCE), la Sociedad Protectora de Animales y Plantas, algunos medios de comunicación y el ministro plenipotenciario y jefe de Información del Ministerio de Asuntos Exteriores, Carlos Arcos y Cuadra, emprendieron una campaña a favor de la suspensión del Toro de la Vega. En 1966, a cambio de no suspender el espectáculo, una decisión del gobierno de Francisco Francoprohibió el rejoneo del toro en campo abierto para darle muerte

No hay comentarios:

Publicar un comentario