viernes, 18 de septiembre de 2015

Las multinacionales sacan petróleo de la crisis en España y disparan su facturación


La crisis no sólo ha devastado algunos sectores económicos. Ha creado una nueva correlación de fuerzas en las empresas. Las multinacionales ganan peso en detrimento de las españolas


La recesión ha tenido consecuencias devastadoras sobre el conjunto de la economía española. Pero sus efectos han sido muy distintos en función de la nacionalidad de las empresas.

Lo acaba de revelar el Instituto Nacional de Estadística (INE), que en su último trabajo sobre la presencia de multinacionales en España pone negro sobre blanco cómo las filiales de empresas extranjeras han ganado cuota de mercado desde 2008. Hasta el punto de que su cifra de negocios conjunto alcanza ya los 434.422 millones de euros, lo que supone el 41,7% del PIB. Al comienzo de la crisis, la facturación de las multinacionales representaba apenas el 34,6% del Producto Interior Bruto, lo que da idea del cambio que se ha producido en estos años ante la destrucción de gran parte del tejido productivo nacional.

El avance ha sido tan relevante que de las 7.033 filiales extranjeras que existían al empezar la crisis, se ha pasado a 10.733. De estas, 1.809 son de Alemania, que, con diferencia, es el país que más ha aumentado su presencia en España en los últimos años. Francia (1.519 filiales) y los Países Bajos (país de tránsito) conforman los tres primeros lugares en un proceso que parece imparable. Madrid Cataluña (4.170, en el primer caso y 3.588, en el segundo), copan la afluencia de multinacionales en España.


El aumento de la presencia de las filiales extranjeras ha afectado no sólo a la cifra de negocios en un contexto recesivo, también a su número de filiales y a los ocupados en España. Mientras que en el conjunto del país se destruían 3,3 millones de empleos entre 2008 y 2013, el empleo entre las filiales extranjeras ha crecido en 68.027 trabajadores. Es decir, que lejos de haber perdido puestos de trabajo las multinacionales, han sido capaces de seguir generando empleo. Sin duda, como consecuencia de que han ganando cuota de mercado ante el cierre masivo de empresas nacionales.

Los datos de Estadística muestran que en 2013 (últimas cifras publicadas) 1,20 millones de trabajadores estaban empleados en alguna filial extranjera, lo que significa que siete de cada cien ocupados lo hace ya en alguna empresa de origen exterior. No es menos relevante el hecho de que en apenas cinco años -en medio de una severa recesión- el número de filiales en la industria haya pasado de 1.717 a 2.900.


La industria es, precisamente, el sector con mayor presencia de compañías extranjeras. Algo más de la mitad de la cifra de negocios total de las multinacionales (223.844 millones de euros) tiene que ver con ella, y tan sólo 73.672 millones con los servicios, pese a que éste sector cuenta con muchas más filiales (4.026 frente a 2.900). De hecho, hay sectores copados por compañías extranjeras. En el material de transporte, el 83,9% del negocio total está dominado por multinacionales, y más del 50% en la industria química y farmacéutica y en la fabricación de material y equipo eléctrico. Las ramas de actividad en las que menor presencia extranjera existen son el textil y el calzado, la hostelería y el transporte.

Compra de empresas españolas

Este crecimiento de filiales extranjeras en España se ha producido en un contexto en el que el número de empresas industriales nacionales no ha dejado de bajar, lo que sugiere que aprovechando la crisis, muchas multinacionales han adquirido empresas españolas o han creado filiales. En concreto, y según el Ministerio de Industria, han desaparecido 20.269 empresas industriales en apenas tres años, hasta las 129.332, lo que refleja con toda crudeza la intensidad de la crisis. En términos de ocupación, eso significa que en sólo un trienio se han volatilizado casi 600.000 empleos en este tipo de empresas.
El comportamiento de las empresas extranjeras en España, sin embargo, no ha sido homogéneo. Mientras que las empresas francesas han visto un desplome de su cifra de negocio en términos relativos desde el inicio de la crisis (su peso en relación a la cifra de negocios ha pasado del 25% al 18,9%), el de Alemania ha pasado del 14,4% al 13%. Las filiales de EEUU, por el contrario, han visto crecer su cuota de mercado.


AUTOR CARLOS SÁNCHEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario