martes, 13 de octubre de 2015

Prisión por manifestarse - En España hay presos políticos aunque el gobierno lo niegue.

“Nuestro caso es tan injusto que por eso muchísima gente se ha indignado y solidarizado con nosotros”#SyVAbsolucion



Mañana es el juicio. Sergio y Víctor se presentarán en el juzgado para esclarecer lo que sucedió el 18 de julio del año 2013 cuando fueran violentamente detenidos durante una manifestación contra la corrupción organizada al estallar el escándalo de “los papeles de Bárcenas”. Les piden un año y medio de prisión para cada uno de ellos e indemnizaciones por valor de cuatro mil euros. Ante la proximidad de ese momento, quisimos verles y conversar con ellos…
1.- Hemos estado informando acerca de las características que han rodeado vuestra detención, de la represión de la cual fuisteis objeto en ese momento y de las acusaciones que pesan sobre vosotros. A 24 horas del juicio, de enfrentar al fiscal y el juez, así como el pedido de una año y medio de prisión y multas.
¿Cómo os encontráis para la comparecencia de mañana?
Sergio: Con bastante fuerza después de la pedazo respuesta que hemos tenido con la campaña y de la multitud de apoyos que nos están llegando desde un montón de lugares. Por otra parte, con muchas ganas de quitarnos esto de en medio; son más de dos años ya de proceso que pueden convertirse en cuatro si salimos condenados por los antecedentes penales que nos generaría.
Víctor: Yo personalmente me encuentro bien de ánimo, creo que finalmente seremos absueltos y que todo quedará en un mal trago que una vez superado nos permitirá volver a integrarnos en la vida política con plena normalidad.
2.- En el seguimiento que hemos realizado hemos visto mucho apoyo de la gente más próxima, pero también una fuerte solidaridad de la gente que no os conoce personalmente pero que se ha visto conmocionada por vuestra situación a la que consideran injusta.
¿A que pensáis que obedece esa reacción favorable de tanta gente?
Sergio: Creo que campañas como la de Alfon están consiguiendo llevar el tema de la represión a la opinión pública y acabar un poco con la total impunidad con que la policía, con complicidad de la judicatura, organiza estos montajes policiales. Nuestro caso en concreto es tan flagrante, y hay tantas pruebas que desmontan la versión policial, que creo que ha facilitado que tanta gente se haya indignado y solidarizado con nosotros.
Víctor: La inmensa mayoría de los colectivos del país y/o la gente que los integran han tenido experiencias propias relacionadas con la represión policial/judicial.
Ello hace que conozcan de primera mano la problemática y la necesidad demostrar apoyos a otras personas que sufran la misma problemática.
Dentro de lo negativo de que está unión provenga a causa de ser represaliados, creemos que son muy positivos e importantes los lazos de solidaridad que se tejen en estos casos y que ayudan a ampliar las relaciones 
políticas entre diversos colectivos y personas.
3.- ¿Por qué afirmáis con tanta seguridad que os estaríais encontrando en presencia de un montaje? Hasta tal punto sentís que son injustas las acusaciones?
Sergio: Pues es tan sencillo como que todo el atestado policial y las acusaciones posteriores son falsas de principio a fin. Hay lesiones que no están verificadas y que son imposibles que ocurriesen, hay contradicciones en el relato de varios policiales, hay vídeos que se contradicen completamente con lo narrado por la policía, etc. Todo ello no ha impedido que el juicio siguiese adelante, cuando se tendría que haber archivado claramente en la fase de instrucción.
Víctor: Por la propia experiencia vivida de saber lo que sucedió aquel día, por la existencia de unos vídeos que reafirman lo que recuerdo y que contradicen de pleno la versión policial…
Aunque no es solo cuestión de la versión policial, el pobre trabajo realizado por la jueza de instrucción y el fiscal en este caso da que pensar.
La suma de esto invita a pensar que se ha trabajado desde el principio para construir un caso que reduzca o elimine la implicación política de nosotros dos, que al mismo tiempo influya temores en las personas afines que nos conocen, etc, etc.
4.- En estos años hemos comprobado que han existido gran cantidad de casos de activistas criminalizados/as, acusados/as y con pedido de penas desproporcionadas y cuando llegan a los juzgados se comprueba que las acusaciones son insostenibles y son sobreseídos.
¿A que obedece tanta cantidad de procesos que terminan la mayor parte de los casos en la absolución de las personas acusadas?
Sergio: En mi opinión a varias causas. Por un lado tienen un carácter intimidatorio contra activistas para sacarlos de la calle. Por otro lado, y este es quizá el más grave, son ejemplarizantes y generan miedo sobre la gente que piense en militar de manera más activa.
Además hay múltiples formas de represión: pequeñas sentencias que te dejan antecedentes, multas que son imposibles de recurrir y que generan grandes gastos a los movimientos sociales, constantes agresiones en las manifestaciones, torturas, etc..
Esto hace que se genere un caldo de cultivo fundamental para luego poder legitimar leyes cada vez más restrictivas, como la reciente Ley Mordaza.
Víctor: Cada vez se ve mas evidente el uso de estás técnicas o procedimientos como un modelo organizado y planificado por parte del estado español para mantener la situación política bajo control y así seguir avanzando y profundizando en los planes de convertir el estado español en un estado más autoritario que en la actualidad.
Para ello necesitan que los irreductibles no tengan margen de maniobra (vía montajes, multas, leyes ,etc) y que los 
indecisos opten por la vía institucionalista (donde por otras formas y técnicas su programa político será anulado).
5.- ¿Cuán importante es el apoyo de los vecinos y vecinas en estos momentos? ¿Por qué?
Sergio: Yo siempre he dicho que esto solo lo pararemos cuando seamos más que ellos y más organizados. Creo que es fundamental que todas las organizaciones políticas de izquierdas, movimientos sociales, sindicatos combativos, etc. pongamos el foco en la represión como parte central de nuestro discurso. Nos falta mucha coordinación, campañas mediáticas fuertes, denuncias judiciales a policías por mentir, cajas de resistencia, etc. Como no nos coordinemos en los próximos meses esto se va a poner muy cuesta arriba, porque la represión va a continuar en aumento, eso es seguro.
Víctor: Sentir su apoyo y ver como se han ido creando fuertes lazos de solidaridad durante todo este proceso ha sido muy importante para nuestro ánimo y nos ha dado mucha fuerza para continuar, aún en los momentos más difíciles.
6.- Cuando se difunden casos como el vuestro a nivel internacional -y ha habido mucha cantidad en los últimos años- una de las sensaciones más potentes que aparece en el público es la sorpresa de que en el Estado español pasen estas cosas. ¿Consideráis que hay poca información a nivel local e internacional acerca de estos casos -múltiples casos- en los que se estarían vulnerando las libertades ciudadanas?
Sergio: Completamente, tenemos un blindaje total en los medios de comunicación convencionales respecto a determinados temas. Por suerte, cada vez surgen medios de comunicación alternativos más potentes como el vuestro, pero todavía queda mucho por hacer para llegar a más gente.
Víctor: A nivel nacional sigue habiendo un tabú o una losa hacia la gente procesadas, es el “algo habrá hecho”. No es que necesariamente la gente crea en la justicia, pero de alguna forma, los procesos políticos todavía son vistos con normalidad  y legitimidad.
Romper esa barrera debe ser un objetivo propio. Crear el discurso de decir, de forma sencilla y directa “si, en este país se represalia a los disidentes políticos y muchas otras aún peores porque el estado español no acepta la disidencia y el estado de derecho en este país depende de tu estatus socio-económico”
A nivel internacional he estado integrado en colectivos libertarios en los Países Bajos y en este caso particular, si bien los compañeros conocen muy ampliamente este tipo de hechos, a la hora de comprender las consecuencias de ello, todo es mas complejo y sigue habiendo una cierta barrera que es difícil de romper en tanto es muy complejo transmitir en estos casos todo el contexto social.
7.- Para ir cerrando la entrevista: ¿Qué más podrías agregar? ¿Queréis hacer algún pedido? ¿Algún llamamiento?
Sergio: Nada, daros las gracias e invitar a todo el mundo que pueda a que acuda a nuestro juicio el próximo miércoles a las 9 de la mañana en los juzgados de lo penal de Julián Camarillo, 11.
Víctor: Si, agradecer a todos los medios independientes por informar sobre este y otros casos de represión y decirle a la gente que les necesitamos cerca y les esperamos este miércoles a las 9 de la mañana en los juzgados para sentir su apoyo.

LOS HECHOS
La plataforma de apoyo a Sergio y Víctor han creado un blog en el cual informan detalladamente la secuencia de lo sucedido desde aquel 18 de julio del año 2013 hasta el momento.
El 18 de julio de 2013, Sergio y Víctor fueron detenidos tras una de las manifestaciones espontáneas que el pueblo madrileño realizó en la sede del PP en la calle Génova. Esta concentración surgió tras conocerse parte de la documentación sobre corrupción en el PP: los conocidos como “Papeles de Bárcenas”.
Ese día, cientos de personas recorrieron de forma pacífica las calles del centro de Madrid hasta llegar a la Plaza Cibeles, donde las unidades policiales de antidisturbios recibieron la habitual orden de poner fin a la protesta cargando indiscriminadamente contra los manifestantes. Durante dicha carga policial se detuvo a nuestros compañeros, Sergio y Víctor, y como en muchos otros casos represivos, se inicia un burdo montaje policial destinado a amedrentar al pueblo con conciencia que lucha por un mundo mejor.
Las acusaciones son delirantes; año y medio de prisión para ambos e indemnizaciones por varias lesiones a policías que no han sido verificadas por ningún tribunal médico a excepción del seguro privado de los policías. Un relato lleno de contradicciones y mentiras, que como es habitual, tanto fiscalía como jueces no han querido frenar en su fase de instrucción.
Desde aquél instante, numerosos grupos de apoyo hemos estado junto a nuestros compañeros en este largo camino. Situacion que evidencia un nuevo ejemplo del sistema injusto en el que nos condenan a vivir. Los montajes policiales son una estrategia represiva más que utiliza el Estado para desmovilizar a activistas con un perfil muy visible. Por lo tanto, creemos que es imprescindible mantener nuestro compromiso político y organizar el apoyo mutuo inmediato.
Los montajes policiales no son casos tan aislados o infrecuentes. Además del conocido caso de Alfon, muchos más compañeros se enfrentan a penas más altas y serán juzgados en los próximos meses: Ángel, militante de CNT y del colectivo Acción contra la represión, se expone a ocho años y medio de prisión; Isabel del grupo de Vivienda de Tetuan a tres años; Boro, conocido periodista de La Haine, a otros seis años.
Y esta es sólo una de las caras de la represión, también nos enfrentamos día a día a detenciones arbitrarias, agresiones, torturas, multas injustificadas…
Sólo somos fuertes si nos mantenemos unidas y practicamos la solidaridad activa, haciendo de nuestros valores nuestra arma en el día a día para lograr otro mundo posible y cada vez más necesario.
El próximo 14 de octubre tendrá lugar el juicio por esos hechos a nuestros dos compañeros en el Juzgado Penal de Madrid, en la calle Julián Camarillo 11, a las 09:30 hrs. Pero no estarán solos; cientos estaremos a su lado exigiendo su absolución.
No podemos permitir que sigan ejerciendo su violencia contra nosotras, reprimiendo nuestra libertad, como están intentando hacer contra Sergio y Víctor.
Si nos reprimen por luchar, extenderemos la solidaridad.
¡Libertad presos políticos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario