jueves, 5 de noviembre de 2015

Claveles y monedas (del exJEMAD y otros)





Hace unas horas, el exJEMAD, Julio Rodríguez ha decidido incorporarse a Podemos.

Es necesario realizar una comparación y lo es porque la vida es una cuestión de matices y también de contrastes. Me explicaré.

Después de los lozanazos y zaidazos el ambiente que se respiraba en muchos sectores cercanos a las Fuerzas Armadas se encontraba inmerso en el desconcierto, el desaliento y la desconfianza. ¿Por qué? Esa era la pregunta que a muchos nos rondaba.

Creo que fue enorme el estupor que la mayoría sentimos al enterarnos de aquellos fichajes, lo que se vio reflejado en las múltiples piruetas que ambas tuvieron que hacer para justificar lo injustificable, para que pareciera lo que no es, para que todos creyésemos que fue un accidente. No lo fue.

Por ello, tan solo los acérrimos del PSOE, aquellos fanáticos, troles y/o asalariados eran capaces de defender lo indefendible.
En cambio, Julio Rodríguez, exJEMAD, ha decidido caminar en sentido contrario y tan solo los fanáticos, troles y/o asalariados antiPODEMOS han sido capaces de atacar su decisión.

La mayoría no comprendieron a las primeras y esa misma mayoría respeta al segundo.

En el caso de unas, la realidad es que pasan de ganar un dinero a ganar más, de estar cerca del desempleo a seguir trabajando, de ganar mucho a seguir ganando mucho, de tener poder a seguir teniendo poder o de no tenerlo a tenerlo, de un color a otro… Incluso, de reclamar la incapacidad hace unos meses a presentarse con una extraordinaria capacidad actual o del llanto a los posados. Son hechos objetivos.

En el caso contrario, en el de Julio, se pasa de ganar bastante dinero a ganar menos (mucho menos), de estar en la tranquilidad de la cumbre a bajar a la ladera de la montaña para volver a escalar, de la comodidad al riesgo. No es lo mismo, no puede serlo y no puede obviarse.

En un caso, pasan de defender unas ideas a las contrarias, de acusar a exonerar, de protestar a callar, de regenerar a ministrear, de criticar a tapar. Son hechos objetivos.

En el caso contrario, se pasa de la cúpula militar a la regeneración de la misma, de sostener que todo funciona a la perfección con la inmovilidad a admitir que el sistema necesita de una profunda reconstrucción con movimiento de enorme magnitud, de poder callar con tranquilidad a remangarse e intentar escribir una bonita página de nuestro futuro. No es lo mismo, no puede serlo y no puede obviarse.

De las primeras se oyen las monedas a cambio de su silencio. Del segundo se huele a claveles y libertad a cambio de riesgo, de jugarse todo a una carta e intentar salir airoso de las puñaladas, que vendrán y serán muchas.

Las primeras callarán, el segundo hablará. A las primeras las insultan e increpan en su propio partido o las mandan callar, al segundo se le respeta y venera en su nuevo partido. De las primeras esperan complicidad y rectificación, del segundo esperan valor. De las primeras se espera que figuren para que nada cambie, del segundo que cambie todo con su figura. De las primeras se quiere que trabajen para la igualdad de género y la regeneración democrática, del segundo que afronte la democratización y modernización de las Fuerzas Armadas. A las primeras, por tanto, se las aleja del mundo de la Defensa, al segundo se le propone como ministro de Defensa desde el primer instante. En un sitio hay recelo, en otro orgullo.

Las primeras van a favor de corriente, encuestas y prensa. El segundo va en contra de todo eso y de gran parte de sus compañeros.

Las primeras recuerdan a Tamayo y al síndrome de Estocolmo, el segundo rinde un sentido homenaje a Gutiérrez Mellado y, por añadidura, a todos los úmedos(Unión Militar Democrática).




Creo que el gesto, la apuesta y la valentía de Julio es comparable a lo que en su momento hicieron el mencionado general (Gutiérrez Mellado) y, años antes, aquellos locos úmedos. Es cierto que, a día de hoy, la Historia no les ha situado en el papel que les corresponde ni se les ha reparado tal y como merecen, pero también lo es que ellos escribieron con sufrimiento y valor las páginas más gloriosas de las últimas y oscuras décadas de las Fuerzas Armadas (junto a otros muchos militares que lucharon durante el siglo XX por la libertad y a los que deberemos recordar en algún momento). Fueron los claveles los que nos dieron esperanza ante los tejerazos, el olor de las flores en el campo quemado.

Me gustaría decir que en el mundo militar da igual elegir cualquier partido político, pero mentiría. De haber elegido a PP o PSOE poca a ninguna repercusión habría tenido en la milicia y casi ningún riesgo habría supuesto. Es más, se habría constatado el correcto funcionamiento del sistema. En cambio, el mensaje que manda Julio a la sociedad es justo el contrario: ha llegado la hora de democratizar y modernizar las Fuerzas Armadas.

Escribo este texto casi a las cuatro de la mañana, después de volver de viaje de Albacete y a pocas horas de partir hacia Oviedo, porque no he podido esperar. No podía ser de otra forma ya que estoy rebosante de algo que hacía mucho tiempo me habían arrebatado: esperanza.

Es innegable que he sido muy crítico con la cúpula militar porque por encima de la culpa (es evidente que no todos los oficiales somos corruptos, en un sentido amplio de la palabra) les recrimino la inacción (si somos todos los oficiales responsables). Ello me ha llevado en muchas ocasiones a generalizar, asumiendo el riesgo que supone. Toda mi intención era que hubiese muchos que se enojasen y gritasen: “yo no soy así, yo soy diferente, te equivocas”.

Queda claro que Julio (como la jueza Patricia Moncada, una heroína a la que un día habrá que recompensar; el coronel Candil y muchos otros oficiales), guste más o guste menos su decisión, haya elegido un partido u otro, no es como los demás, ni como las demás. Es diferente.

Este blog tiene como objetivo dar a conocer a la sociedad todo aquello que acontece en el mundo militar y que, resultando cotidiano para todos nosotros, es completamente desconocido para el ciudadano. También pretende dar voz a aquellos militares honrados que han sido aplastados bajo el peso de la dictadura que impera en la actualidad en las Fuerzas Armadas, cuyas injusticias no tienen límite. Somos muchos los que soñamos con una institución moderna, sostenible y fiscalizada que nos ayude a hermanarnos de nuevo con los ciudadanos que son a los que les debemos fidelidad.
Luis Gonzalo Segura es exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

No hay comentarios:

Publicar un comentario