lunes, 9 de noviembre de 2015

“Falta transparencia para saber si Felipe VI permite los negocios turbios de su padre” (Alberto San Juan)


El pasado 3 de noviembre se estrenaba en el Teatro del Barrio de Madrid la obra ‘El Rey’. Escrita y dirigida por Alberto San Juan, e interpretada por el mismo San Juan, Luis Bermejo y Willy Toledo, la obra repasa el periodo del reinado de Juan Carlos I, la última etapa del Franquismo, la Transición y la democracia, y el inicio del reinado de su hijo, Felipe VI. Por este motivo, Alberto San Juan (Madrid, 1968) nos atiende en el Teatro del Barrio antes de una función. El actor, que también forma parte del Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid de Podemos, habla sobre la pieza teatral, sobre la Monarquía, la actualidad política y la situación del mundo de la cultura.



 ¿Qué es ‘El Rey’ y cómo ha respondido el público hasta ahora?

“¿Contribuye la Monarquía al bienestar de los habitantes de este territorio o no?”
— El público ha respondido bastante bien, parece que despierta interés la obra. Es una ficción teatral sobre la Monarquía española en los últimos 40 años, es decir, el reinado de Juan Carlos I y el inicio del de Felipe VI. Creo que la Monarquía, más que como realidad, como símbolo, juega un papel muy importante sobre el que vale la pena reflexionar. Digamos que la historia oficial lo afirma así en un sentido y esta obra cuestiona el discurso oficial, no ofreciendo un discurso alternativo cerrado, sino planteando preguntas sobre la vida y obra de Juan Carlos I. De alguna manera, reflexiona sobre cuál es la función de la Monarquía en el sistema, ya que es el único elemento que legalmente no se puede tocar y habría que modificar la ley para cambiarlo y ese cambio sería muy difícil, pues se necesitaría una mayoría parlamentaria muy holgada. El hecho de que tengamos algo que se supone que no se puede cambiar, que es para siempre, hace que merezca la pena observarlo y cuestionarlo. ¿Contribuye la Monarquía al bienestar de los habitantes de este territorio o no?


 ¿Cómo fue el proceso de escritura del texto de la obra?

— Está basado en biografías del anterior monarca, unas autorizadas por él y otras no, así como en libros históricos que investigan la etapa de Juan Carlos I, es decir, el Franquismo, la Transición y la democracia. También se basa en artículos de prensa publicados cuando abdicó, cuando hubo una intensa campaña mediática para que su salida por la puerta pequeña pareciera que se hacía por la puerta más grande posible. Cuando lees quiénes firman los artículos que defienden a Juan Carlos I y Felipe VI es llamativo, pues son los accionistas de las empresas más cotizadas de España, los presidentes de los medios de comunicación más importantes… Son gente del núcleo del poder. ¿Por qué interesa tanto a esa gente que haya monarquía en España? ¿Tienen un interés genuino en la libertad e igualdad u otro tipo de intereses? Se plantean preguntas y pretendemos no dar respuestas cerradas. Sitúo la realidad en un plano onírico, casi de pesadilla de Juan Carlos I, donde me tomo muchas licencias.


asj2
San Juan respondiendo a las preguntas de este medio. / Alba Egea
— ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de la figura de Juan Carlos I durante su proceso de documentación?

— La dificultad para saber a ciencia cierta lo que ha hecho o no Juan Carlos I realmente. No sabemos cuál es su papel en el 23F, no sabemos si tuvo algún papel en los GAL, ni en la primera guerra del Golfo, ni a quién han beneficiado sus viajes diplomáticos… La estructura institucional que rodea su vida es opaca, cuando debería ser transparente en democracia. Debería ser una estructura de ventanas y puertas abiertas donde cualquier ciudadano pudiera acceder al corazón de los archivos de cualquier institución. El comprobar que cuesta tanto tener información verificable es otro dato más que pone en duda la calidad de esta democracia.


— El estilo de la obra es la comedia, con puntos muy cercanos al clown

— Tiene mucho que ver con lo que hacíamos en Animalario. Luis Bermejo, Willy Toledo y yo tuvimos en Animalario nuestra escuela principal, con el sentido del humor como herramienta para contar las historias y con una gran libertad para poner la historia en escena que aprendimos de Andrés Lima.


 Como director. ¿Cómo trabajó con el actor Luis Bermejo la interpretación del personaje de Juan Carlos I?

— Ha sido muy caótico el trabajo. Primero por el caos personal de cada uno y el exceso de confianza y libertad que nos llevaba a comportarnos poco; segundo porque yo estaba dentro del escenario. He tenido que montar yo la obra desde dentro. En un principio iba a estar Javier Gutiérrez en el papel mío, pero le surgió otra cosa y no pudo. Más adelante entrará Javier Gutiérrez y compartiremos el papel. El proceso ha sido confiar mucho en los actores y Luis Bermejo es un actor genial y único, tiene un estilo personal muy bueno. Un Juan Carlos I muyclown.


 Pocas veces se hace desde la cultura una visión crítica sobre la Monarquía…

“Sólo se despoja a la gente de su condición política en una dictadura, hacerlo en democracia es letal, se despoja
de la soberanía popular”
— Ha habido siempre un pacto de silencio. Hasta el caso Urdangarinera excepcional que saliera algo crítico con el rey en la prensa. Ahora no tiene más remedio la prensa que sacar cosas. Lo último es eso que se ha publicado sobre un fondo de inversiones del anterior rey y Corina, y la familia real saudí, en fin, negocios turbios. Sigue implicado en negocios turbios, lo hizo durante su reinado y lo continúa haciendo después. La pregunta es si Felipe VI sigue haciendo negocios turbios. No lo sabemos, por esa misma opacidad del Estado. No sabemos si Felipe VI está implicado en negocios turbios o no. Falta transparencia para saber si Felipe VI permite a su padre hacerlos o no. Parece que no lo impide del todo, pero no lo sabemos. Una de las consecuencias de la cultura de la Transición fue despolitizar la actividad cultural, por ejemplo, el teatro. Durante todos los años 70 estaba muy politizado el teatro, pero a partir de mediados de los 80 se despolitizó. Hay un artículo muy interesante de Rafael Sánchez Ferlosio donde dice que el PSOE acabó con la cultura, pese a que desarrolló mucho las infraestructuras e invirtió mucho en cultura, pero se acabó la cultura crítica. Si la cultura no es crítica, no es cultura. Eso es significativo. Creo que la Transición tuvo un efecto de desconectar la política de la gente, como si fuera una cosa ajena a la gente, lo cual es una aberración en democracia. Sólo se despoja a la gente de su condición política en una dictadura, hacerlo en democracia es letal, se despoja de la soberanía popular. Eso es algo que empezó a cambiar con el 15M, se volvió a politizar a la sociedad. Ahora hay un rearme de la despolitización con Ciudadanos. Ya que PSOE y PP no podían sostener el edificio por si solos, ha llegado Ciudadanos para salvarlo.


 ¿Cree que actualmente, desde el panorama cultural, se vuelve a politizar la sociedad?

— Hay mucho teatro muy combativo, que se hace sobre lo que está pasando, sobre los desahucios, los desaparecidos del franquismo, los abusos de la banca… En cine es mucho más difícil, porque hace falta mucho dinero y pedírselo a los bancos. No he visto ninguna película en la que se cuestione el sistema. No vi la de ‘Murieron por encima de sus posibilidades’, no vi ‘Lasa y Zabala’ que se atrevía con un tema tabú, pero lo que he visto no cuestiona el sistema. Y, por supuesto, en la televisión es imposible. En ‘Los Serrano’, esa serie que era completamente de humor blanco, una vez se hizo una broma sobre Bankia, y Bankia llamó para echarle la bronca a los directivos de Telecinco. En televisión hay profesionales maravillosos, pero los márgenes que tienen para moverse son muy estrechos.


 Cambiando de tema. ¿Cómo ve las próximas elecciones generales?

“El discurso de Podemos que me resulta muy liviano para cómo está el patio, los tiempos exigen radicalidad”
— Con un grado de incertidumbre altísimo. Veo las dos orillas de las que hablaba Julio Anguita en su día. A una orilla está el sistema y sus representantes, me refiero al Ibex 35 y a PSOE, PP y Ciudadanos. Al otro lado, Podemos, IU y una serie de partidos y candidaturas unitarias regionales que buscan transformar el sistema. No se ha conseguido una sola candidatura y, en el caso de Podemos, la dirección actual ha escogido muy legítimamente pero no sé si acertadamente, la estrategia de no asustar, porque tiene a todo el aparato mediático enfrente. Se enfrenta a un poder enorme, pero tienen un discurso que me resulta muy liviano para cómo está el patio, los tiempos exigen radicalidad. Me parece bien no utilizar la palabra izquierda, porque, desde el momento en el que la utiliza el PSOE, es una palabra confusa, pero sí creo que hay que ponerse claramente al otro lado del sistema. El sistema no es la democracia, es el capitalismo, y aunque se han intentado identificar ambos conceptos, no es lo mismo. Son términos excluyentes.


 ¿Cómo cree que debería comportarse Podemos, entonces, de cara a las próximas generales teniendo en cuenta la actual situación política y social?

— Creo que Podemos ha de ser más radical y coherente con sus planteamientos iniciales. Con esto quiero decir que se debe construir una organización democrática donde decida la gente y donde no importen ni las siglas, ni los cargos, ni los nombres. Espero que a partir de enero se empiece a construir una organización que sea más un movimiento social y menos un partido político, donde se una toda la gente que considera que capitalismo y democracia no son compatibles, que hay que cambiar el sistema de producción y reparto de la riqueza, que hay que democratizar los medios de producción y la economía… Me da igual que se llame Podemos, Bailemos, Cantemos… Me dan igual los nombres y las caras. Son necesarios en una organización política los portavoces carismáticos, pero portavoces y no jefes. Todo esto lo digo sabiendo que puedo estar equivocado, que no tengo ningún conocimiento especial y que hablo desde impresiones. Creo que a partir de enero habrá un debate importante entre la gente que lucha por la emancipación colectiva de este país para construir algo, porque los recortes van a seguir, porque Europa va a pedir que se siga subiendo el IVA, que se recorten derechos fundamentales y sociales. Se quiere cerrar la crisis política y social a través de una operación de imagen, pero no se va a poder.


asj3
El actor, Alberto San Juan, en un momento de la entrevista. / Alba Egea
 Antes se refería a que finalmente no se ha conseguido forjar una candidatura unitaria por el cambio. ¿Cómo valora esto?

— Un desastre absoluto, una putada muy gorda. Pero el caso es que no la ha habido. Creo que, ahora, la fuerza de cambio más importante estatal es Podemos, pediré el voto si tengo ocasión para Podemos, pero creo que Alberto Garzón no es un competidor, es más, creo que es una persona necesaria para el cambio en este país.


 Hablaba de que en enero hay que construir una nueva fuerza política… ¿Implica eso que da por hecho que no van a ganar las elecciones?

— Puede haber muchas sorpresas en las elecciones, no sabemos qué va a pasar. Nos puede sorprender la aritmética y sus posibilidades. Pero hay que ser conscientes de que hay cinco fuerzas y tres de ellas son del sistema, que tienen el 80 por ciento de los medios de comunicación de su lado, la financiación y los bancos. Sería soñar mucho decir que se ganarán las elecciones, pero sí se puede sacar un resultado que convierta a Podemos junto a otras fuerzas democráticas, de las cuales excluyo a PSOE, PP y Ciudadanos, en un grupo determinante en el Parlamento. Creo que ese es el objetivo: ser determinantes en el Parlamento y empezar a trabajar desde enero en el Parlamento y en la calle.


 Este otoño, cuando se cumplen 40 años de la muerte del dictador Franco, se están programando muchas obras relacionadas con la Memoria Histórica en el Teatro del Barrio…

— Se pensaba hacer un ciclo, pero no fue posible. Ha habido unas cuantas obras relacionadas con esto como ‘El valle de los cautivos’, ‘El pan y la sal’, ‘Las flores de España’, ‘¡Ay, Carmela’ o, incluso, ‘El Rey’. Desde luego es fundamental la Memoria Histórica. Los desaparecidos y los crímenes del Franquismo son cuestiones fundamentales para este país. Tienen que ver además directamente con el abuso económico, con la híperconcentración del poder en pocas manos. Todo eso tiene sus orígenes en el Franquismo, el poder actual económico español tiene sus raíces en el Franquismo, hay que conocer su historia y saber si es legítimo o no. El Banco de Bilbao en los años 40 multiplicó su poder económico por 7. ¿Cómo se hizo eso?


 Últimamente, en su creación teatral, está siguiendo una línea de teatro político, de investigación de la realidad, del presente y del pasado… ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

— Esa es la línea que venimos siguiendo en el Teatro del Barrio. El próximo proyecto tiene ya título: “Masacre. Una historia del poder económico español”. Se cogerá a las principales empresas del Ibex 35, veremos de dónde nacen y cuáles han sido sus recorridos.

SATO DÍAZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario