lunes, 23 de noviembre de 2015

Rajoy, Aznar, Botella, Trillo, Morenés, Aguirre, tú (Xavier García Albiol)… ¡La lacra sois vosotros!

Xavier, no has podido evitarlo, ¿verdad? Por mucho que te habrán intentado detener, lo has tenido que decir: “Afirmo sin ningún tipo de complejo que uno de los principales problemas que tiene Europa y Occidente es el multiculturalismo. Una sociedad multicultural es garantía de guetos, inadaptación y conflictos”. Eres xenófobo, Xavier, muy xenófobo.
Aquí, bajo estas líneas, una portada con tu cartel: “Limpiando Badalona”. ¡Qué guapo sales! Sonriendo, sin ningún pudor, con un mensaje que recuerda lo peor del siglo XX. Cualquier persona decente y la mayoría de las indecentes habrían preferido renunciar a la candidatura antes que ser asociado con semejante frase. Tú no. Tus declaraciones durante la campaña fueron bastante altisonantes al acusar de plaga y lacra a varias comunidades y el PP, partido con intensos valores democráticos, no pudo evitar premiarte con la candidatura para Catalunya.

Aznar nos metió en Irak con una gran mentira. Una guerra que ha dejado más de un millón de muertos y en la que no se ha conseguido ninguno de los objetivos: no se encontraron las armas de destrucción masiva, no se instauró la democracia, no se terminó con la violación de los derechos humanos, no se evitó que el país se convirtiese en refugio de terroristas… Por el contrario, la guerra de Irak creó el escenario ideal para que naciese uno de los grupos terroristas más potentes de todos los tiempos.
Hablas de guetos sin pudor y afirmas que es el multiculturalismo el que los genera, junto con la inadaptación y los conflictos. Lo haces cuando resulta que tu partido en Madrid vendió a fondos buitres 4.795 pisos en 2013 en un contubernio difícil de justificar. En el mismo estaban relacionados Ana Botella, su hijo José María Aznar Jr. e Ignacio González. La realidad es que el PP ha sostenido una política de desahucios y venta de viviendas protegidas a fondos buitres que han propiciado jugosos beneficios a familiares y amigos a la vez que han aumentado los conflictos y la inadaptación. ¿No te parece que los desahucios generan inadaptación o conflictos? Tú que tan preocupado estás por estos temas…
     

Tendré la delicadeza de no hablarte de los Púnica, Gürtel, Rato, Blesa y demás, porque si lo hiciera tendría que estar horas debido a la inmensa corrupción que ha carcomido tu partido y arruinado a gran parte de este país. Pero de alguno hay que hablar…
Esperanza Aguirre negó hace no mucho que España hubiese estado en la guerra de Irak y poco después supimos que José María Aznar le escribió una carta al actual ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmando poco más o menos que la guerra de Irak era lo mejor que le había pasado a España.
Según la lideresa, España estuvo en la “reconstrucción” de Irak pero no en la guerra. Lo primero que hay que aclarar es que muy buena “reconstrucción” no hicimos porque el ISIS ocupa hoy gran parte del norte de Irak y se ha extendido a Siria, lo que supongo que es también responsabilidad de la multiculturalidad, ¿no?
Ahondando en su razonamiento, el de Esperanza, en el que la guerra queda circunscrita al acto propio de la ocupación y se desliga de las acciones de los ocupados por expulsar al invasor, resulta que tendríamos que reescribir toda la historia.

Por ejemplo, la guerra de Vietnam no habría existido como tal pues una vez ocupado Vietnam, lo que se tardó bastante poco, la misma terminó y el resto del tiempo fue “reconstrucción” del país. ¿Se lo quieres preguntar a todos los que fallecieron allí? En Estados Unidos, Iberoamérica, Asia o África, tampoco hubo guerras para independizarse, pues los territorios ya estaban ocupados cuando los habitantes se sublevaron. Lo que hubo fue que muchos pueblos pidieron amablemente que dejaran de “reconstruir” sus países y se fueran a otro sitio, si podía ser lo más lejos posible.
¿Y qué decir de nuestra Guerra Civil? Dado que no hubo ocupación, no hubo guerra. Quizá sea por eso que muchos trasnochados no la califiquen como guerra, sino como cruzada (Teniente Coronel Miguel Ayuso, estando en activo como Juez Militar).
Es decir, las guerras de guerrillas, las guerras civiles, las sublevaciones, las guerra de secesión o las guerras contra los países ocupantes, para Esperanza Aguirre no son guerras ni acciones bélicas, son periodos de “reconstrucción”. Los pobres historiadores, ignorantes ellos, espero que adapten su terminología a las nuevas teorías de la lideresa, y denominen con corrección lo que sucedió: Reconstrucción de Afganistán e Irak, Cruzada Santa de España (1936-39), etc.

España salió ganando. Y no sólo España
Hay una parte de la emotiva carta de Aznar que merece un estudio especial: “…España salió ganando. Y no sólo España”. Si bien es cierto que ni estoy ni puedo estar de acuerdo con que España saliese ganando con la guerra de Irak, entre otras cosas porque fue un fracaso absoluto en términos objetivos, sí que estoy plenamente de acuerdo con la segunda parte: “… y no sólo España”.
Lo estoy porque resulta que la empresa (Cerberus) en la que trabaja el hijo de Aznar, que adquirió pisos al ayuntamiento de Madrid cuando su madre, Ana Botella, estaba al frente del mismo, nos acabamos de enterar que está dirigida por al menos dos ex altos cargos de George W. Bush (el exvicepresidente Don Quayle y el exsecretrario del Tesoro, John Snow)Casualidades, claro.
Por no hablar de las diferentes noticias aparecidas que vincular a José María Aznar y Alejandro Agag, yerno del mismo, con el tráfico de armas. Tráfico que se vio indudablemente beneficiado por la guerra de Irak y la posterior de Afganistán.
Efectivamente, no solo España ganó con la reconstrucción de Irak, lo cierto es que a la familia Aznar-Botella no le ha ido nada mal después de apoyar internacionalmente a un George W. Bush cuando este estaba desesperado por legitimar lo que debería ser catalogado como una agresión.

No te olvides de Federico Trillo, Pedro Morenés y toda la cúpula militar
Tanta bandera, tanto himno, tanta lealtad, parece que sois vosotros los únicos patriotas y el resto somos todos unos traidores. Pues te voy a decir algo, tú y los tuyos (y también los responsables del PSOE que estuvieron en Defensa) sois responsables de más muertes que el enemigo: mueren más militares nuestros por negligencias que por ataques del enemigo.
Te pondré unos pocos ejemplos: Yak-42 (catorce quejas documentadas, una pregunta parlamentaria, 62 bajas militares, un ministro -Federico Trillo- premiado con la embajada de Londres y un general -Alejandre- como consejero de transportes de vuestro partido), accidente aéreo en Shindand (Afganistán, 17 bajas), atentado en Líbano contra vehículos que no llevaban inhibidoresaunque según el entonces JEME había ordenado un año antes su instalación pero todos sus subordinados ignoraron la orden (6 bajas), accidente de helicóptero en Haití (2010, 4 bajas)… Podríamos seguir: de 170 fallecidos en zonas en conflicto tan solo 28 han perecido por ataques (descontando las 6 bajas que de llevar inhibidores se habrían evitado). Total, solo el 16% de los militares fallecen por acción del enemigo.

Recordar la gran cantidad de aeronaves militares que se estrellan, por accidente y casualidad, claro: A400M en Sevilla (4 muertos y 2 heridos), 2 helicópteros en Canarias con fallecidos (uno de ellos tuvo hasta 3 accidentes en año y medio), Eurofighters (cuando no se han estrellado ninguno en el resto de Europa) y un largo etcétera… Supongo que son casualidades, mala suerte… La verdadera suerte que tenéis es que controláis casi todos los medios de comunicación de gran difusión.
Por último, reseñar que diez de los últimos once militares especialistas en explosivos han fallecidos por minas en mal estado y solo uno por acción de las minas del enemigo. Es decir, son más peligrosas nuestras minas que las que pone el enemigo con toda la maldad. Increíble, pero cierto.
Por si ello no fuera suficiente, ahora los supervivientes y familiares del accidente de Hoyo de Manzanares (2011) están reclamando sin éxito la indemnización que les corresponde, como hicisteis con los familiares y supervivientes de accidentes como Barajas, Alvia, Metro de Valencia, Madrid Arena… La realidad es que nunca defendéis a las víctimas, os hacéis las fotos con ellos, lloráis aparentemente afectados pero luego “iréis a juicios y estaréis enfrente. Porque no querréis pagar las posibles indemnizaciones, no investigaréis DE VERDAD y mucho menos querréis asumir responsabilidades” (Carta de Curra Ripollés).

No tengo ninguna duda: todos vosotros, vuestras corruptelas, vuestros chanchullos y mentiras que tantas muertes han ocasionado, vuestras negligencias, vuestras manifestaciones racistas que buscan conseguir los votos de los atemorizados, vuestro abandono de los heridos o los familiares de los fallecidos en accidentes, vuestros miserables negocios basados en ganar dinero con la desgracia y los desahucios de la gente o con la barbarie de la guerra…

¡Vosotros sí sois una plaga! ¡Sois una lacra!

Pero ahora, el 20-D, nosotros también podemos limpiar el país…


Luis Gonzalo Segura es exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

No hay comentarios:

Publicar un comentario