viernes, 20 de noviembre de 2015

The Guardian: Los Españoles ante una nueva democracia y el fin de ochenta años de la la larga sombra de Franco


Cuarenta años después de la muerte del dictador, los ciudadanos acudan a las urnas el próximo mes impulsado por los indignados en un empuje para la democracia "total" y la transición del pasado


Pablo Iglesias, líder del izquierdista partido Podemos de España, en una conferencia en Madrid, 19 de noviembre de 2015. Fotografía: Andrea Comas / Reuters

El capó blanco destartalado Fiat Uno es punteada y dominado por una bandera que data de la dictadura de España. Especialmente creado para un festival de arte contemporáneo en la ciudad noreste de Figueres este otoño, la obra de arte - llamada oscilante ideologías - el objetivo de provocar una reflexión sobre la presencia continua de ideas y actitudes del general Franco en la sociedad española actual. Pero lejos de ser visto en las calles como estaba previsto, el Fiat nunca ha logrado salir del garaje.

La creación artística fue bloqueado por el Ayuntamiento de Figueres, liderado por el partido Convergencia catalán y de la Unión, cuyos miembros expresaron su preocupación de que sería recoger innecesariamente en las heridas del pasado sangriento de España.

"Ellos no quieren hablar de ello con nosotros, o escuchar nuestro lado", dijo el artista, Núria Güell, quien junto con Levi Orta, creó la pieza.

La fila se ha desatado un debate nacional sobre cómo, 40 años después de la muerte de Franco, el legado de sus 36 años de gobierno sin oposición todavía proyecta una larga sombra sobre España.

"Es como un fantasma que siempre está vagando la sociedad española", dijo Güell. "A pesar de que el proyecto no fue demostrado, creo que logró lo que esperábamos."

Viernes cumplen 40 años del día en que Franco murió a la edad de 82, dando paso a un vertiginoso ritmo de la modernización económica y social en España. En muchos sentidos, el día se jugará de manera similar a los años anteriores, con un pequeño número de franquistas leales en homenaje al dictador, con otros afirmando que España debe hacer más para hacer frente a su pasado turbulento, y algunas de las preocupaciones de sonorización que las divisiones al desnudo durante 1936-1939 la guerra civil del país y la dictadura subsiguiente nunca han sanado.

TwitterPinterest El general Franco en 1975. Foto: Rex

Salvo por una diferencia clave: la marca de cuatro década viene ya que el país se encuentra de nuevo en las garras de la transformación política, liderada por el país de los cultivos de los alcaldes de izquierda, así como los recién llegados Nacional, el partido de izquierda de Podemos y de centro-derecha Ciudadanos. Su empuje para la regeneración democrática ha arrojado un nuevo escrutinio sobre la transición que siguió a la muerte de Franco, con algunos ahora pidiendo una segunda transición para hacer frente a las cuestiones espinosas que se contabilicen en el clima político frágil de los últimos 40 años.

Como España se enfrentó a la difícil tarea de organizar elecciones democráticas después de la dictadura, su prioridad era asegurar que el país no se deslice en el caos, explicó Pedro J Ramírez, un periodista muy conocido en España, que este año puso en marcha el sitio digital de noticias de El Español. "Cuando murió Franco, la gran obsesión de los padres fundadores era proteger el sistema político de la inestabilidad".

Ramírez sostiene que la calidad de la democracia española está erosionando, bajo el fuego de la misma concentración de poderes que antes se trataban de protegerlo.

El sistema, dijo, había sido diseñado para coordinar legislativo, ejecutivo y judicial. "Y con el paso de la democracia el tiempo se convirtió en un la partitocracia -. O una concentración de poder en manos de los de arriba" Hoy en día existe una amplia brecha entre la mayoría de los ciudadanos y de las personas en el poder, una división exacerbada por la crisis económica.

Los activistas se centran en la memoria histórica han sentado las bases para el escrutinio frente a la transición hoy.

En 2000, otro periodista, Emilio Silva, llevó a cabo la primera excavación científica de los restos de su abuelo y una docena de otras víctimas de la guerra civil de una fosa común en el norte de España. Se imaginó como el primer paso en un movimiento más amplio para hacer frente a los fantasmas del pasado de España. "Porque cuando abrimos tumbas, cuando buscamos nuestros abuelos, cuando hablamos acerca de lo que hicieron, de alguna manera, abrimos un espacio para criticar todo lo que nos habían dicho acerca de la transición", dijo.

Sus acciones sentaron las bases para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que se dedica a ayudar a los miembros de la familia a descubrir los restos de familiares perdidos durante la guerra civil y la dictadura y dispersos en los 2.000 fosas comunes conocidas que salpican el país. Cerca de 1.300 cuerpos ya han sido recuperados.

En 2007, el Gobierno socialista apoyó el movimiento de Silva, la introducción en el país la primera ley de la memoria histórica. La ley elimina los monumentos y símbolos franquistas de los lugares públicos y la hizo más fácil de localizar y exhumar los restos de los cerca de 114.000 personas que desaparecieron durante la guerra civil y la dictadura subsiguiente.

Años más tarde, los activistas dicen que gran parte del progreso previsto por la ley se ha estancado, y ha sido contrarrestado constantemente por aquellos que abiertamente celebrar el dictador.

Aunque pocos en Alemania o Italia pagaría abiertamente homenaje a Adolf Hitler o Benito Mussolini, a los partidarios Viernes franquistas de todo el país y más allá se reunirán durante una misa en la tumba del dictador español en la basílica en el Valle de los Caídos, el complejo imponente tallado en las montañas de granito cerca de Madrid.

A principios de diciembre, el Franco Francisco Fundación, dedicada a celebrar la vida y la obra del dictador, llevará a cabo una cena para destacar los logros de largo gobierno de Franco.

El Valle de los Caídos Monumento a los combatientes franquistas mataron en la guerra civil española. Fotografía: Philippe DESMAZES / AFP / GettyTwitter

Los esfuerzos españoles para hacer frente a la historia reciente del país de una manera equilibrada se han complicado por grupos como la Iglesia Católica, el custodio del Valle de los Caídos, o Valle de los Caídos, donde la tumba de Franco se encuentra cerca de los restos de más de 33.000 españoles asesinados en la guerra civil. La conferencia de la iglesia de obispos criticó a los socialistas sobre la ley de memoria histórica, acusándolos de abrir viejas heridas y exacerbando las divisiones existentes en el país.
La situación en España contrasta con las comisiones de la verdad establecidas en países como Chile y Argentina, dijo Raúl Quirós, el jugador de 34 años de edad, director artístico del Teatro de la Memoria, un grupo que utiliza el teatro para contar las historias de la guerra civil de España y la dictadura.

Pero con el paso del tiempo, "pacto de olvido" de España, el acuerdo tácito entre izquierda y derecha para mirar hacia adelante en lugar de pares en el pasado, está siendo cada vez más lejos en astillas.

En septiembre, un tribunal local acordó, por primera vez en la historia, para escuchar un desafío legal iniciado contra el Valle de los Caídos, por los descendientes de las víctimas que deseen cuerpos de sus familiares ha sido eliminada del complejo. Este año, la financiación estatal Real Academia de la Historia define oficialmente a Franco como un dictador. Y esta semana en Barcelona el ayuntamiento de izquierdas dijo que proporcionaría ayuda a los residentes interesados ​​en ofrecer testimonio en Argentina, donde un juez ha invocado el principio de justicia universal a abordar los crímenes del franquismo.

Quirós dijo que algunos de este cambio podría atribuirse a los indignados movimiento que echó raíces en las plazas de España y luego emigró a la política, los medios de comunicación y la historia. Mientras que las generaciones anteriores vieron la transición como un sacrificio de la justicia para proteger la paz ", la nueva generación no ha experimentado Franco, por lo que no tenemos nada que perder", dijo Quirós.

Uno de los ejemplos más conmovedores de este cambio está en Ferrol, la ciudad gallega, en el noroeste de España, donde Franco nació en 1892. Profundamente religioso y con una tradición militar de larga data, la ciudad es hoy gobernado por una Podemos -backed izquierdista coalición, Ferrol en Común.

Franco constantemente trató de separar la política de la realidad de la vida cotidiana de los españoles, a menudo decir "ser como yo y no inmiscuirse en la política". Para muchas personas hoy en día - incluyendo los votantes en Ferrol que recientemente canalizan su ira sobre el desempleo de dos dígitos y la corrupción persistente en votos para el ciudadano-llevado Ferrol en Común - la coalición señala una ruptura con la forma de ver la política de Franco.


Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos de sucursales de España en Cataluña. Fotografía: Gerard Julien / AFP / Getty


El nuevo alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, que nació el año la muerte de Franco, ha pedido a los españoles para dar el siguiente paso. "Creo que una segunda transición es necesario", dijo. "Hay un clamor de avanzar desde la primera transición. Era tranquilo, pero defectuosa porque la democracia no se alcanzó plenamente. Ahora necesitamos leyes que atienden a las necesidades de los ciudadanos y no cuentas bancarias o los objetivos de déficit ".

Es un mensaje resonó en toda España, sobre todo por las partes de Podemos y Ciudadanos. La fuerza de la idea se pondrá a prueba el próximo mes como españoles emitir su voto en las elecciones generales el 20 de diciembre. Las encuestas sugieren que la elección será una carrera de cuatro caballos, fragmentando aún más el sistema bipartidista que ha caracterizado la política española desde la muerte de Franco.

Podemos ha sido quizás el más vocal para enfrentar las deficiencias del pasado de España, con su líder, Pablo Iglesias, prometiendo acabar con La Casta, el nombre que utiliza para referirse al régimen que ha gobernado España desde la transición.

Podemos incluye varios activistas de la memoria histórica que sostienen que ha llegado el momento de mirar con honestidad en el pasado de España, con el fin de romper con una transición que dejó a España cargado con un sistema profundamente corrupto que evitó pesos y contrapesos para el capitalismo de amigos.

Cuatro décadas después de la muerte de Franco puso fin a su dictadura hay un número creciente de personas en España que están de acuerdo con Iglesias. "Es curioso, ¿no?", Comentó. "Es como si la historia española sucede en bloques de alrededor de 40 años."

Él tiene pocas dudas de que España es una vez más en la cúspide de cambio."Estoy seguro de que estamos en un nuevo período de transición", dijo. "Creo que todo el mundo reconoce que ya nada será lo mismo."

http://www.theguardian.com/world/2015/nov/20/spaniards-aim-for-a-new-democracy-and-end-to-francos-long-shadow

No hay comentarios:

Publicar un comentario