jueves, 4 de febrero de 2016

A la derecha española le estorba la democracia

Cada vez que la izquierda ha gobernado o ha intentado acceder al poder de manera democrática se ha encontrado con la intolerancia y las amenazas veladas de una derecha que no acepta que otros usurpen su lugar divino



Cuenta César Rendueles en Capitalismo Canalla que el dictador Augusto Pinochet
enunció en vísperas de los comicios chilenos de 1989 que estaba “dispuesto a aceptar el resultado de las elecciones con tal de que no gane ninguna opción de izquierdas”. Esa cosmovisión es compartida en la intimidad por la derecha española, que al menor atisbo de un gobierno de izquierdas saca sus peores instintos para alertarnos del desastre, o para llevarnos directamente a él. La diestra de este país sólo considera legítimo que ellos estén en el poder, es suyo, y por eso no toleran que se les derroque por las urnas. Por eso, en cuanto ocurre o puede ocurrir, apelan al guerracivilismo. Alertan con dramatismo ante el advenimiento de lo que ellos mismos ocasionaron. Como una oscura advertencia. Como una amenaza velada.

El día 15 de marzo de 2004, tras la victoria electoral de Jose Luis Rodríguez Zapatero en los comicios más tristes de la historia de España, se publicó una tribuna en el Diario ABC del catedrático Ignacio Sanchez Cámara. El título dejaba claras sus intenciones: “La izquierda Atapuerca”. Los diarios conservadores siempre han usado firmas de opinión para no manchar sus editoriales de impulsos golpistas. Han preferido que sea gente de bien la que se encargue de advertir, de sugerir, de llamar al orden y, quién sabe, promover sin darle muchas más vueltas un “golpe de timón”.

Estos tics autoritarios que no respetan la voluntad popular y la soberanía de las urnas suelen proyectar lo que ellos son. La palabra golpista es bastante sobada en sus soflamas, una excusa del subconsciente. Es seña habitual que llamen golpes de estado a todo menos al único que sufrió España en el siglo XX y que culminó en 40 años de dictadura. “La facción torva y resentida de la izquierda española, que, por fortuna, coexiste con otra izquierda ilustrada y veraz, acaba de renovar su predilección por el ejercicio de una especie de golpismo de salón con sucursal en las calles, especialmente en la madrileña de Génova”, escribió Sánchez Cámara tras la victoria de Zapatero.

A lo que el catedrático llamó golpismo, acompañado de un epíteto, es a la conocida protesta ciudadana frente a la sede del PP del día 13 de marzo de 2004. Es otra de las señas de los nostálgicos del franquismo, del sociológico, y del mundano. No les gusta la gente en las calles protestando y ejerciendo sus derechos. El PP en esas fechas hacía la oposición más barriobajera de la historia de la democracia poniendo en duda constantemente la legitimidad del gobierno de Zapatero. Un senador del PP declaró por Melilla: “Pavía entró a caballo en el Congreso, Tejero con una pistola y el señor Zapatero con un tren de cercanías”. Unas declaraciones que encontraron acomodo en el ambiente que había en el seno del Partido Popular, como sostuvo otro histórico dirigente popular al decir: Expresó en voz alta un pensamiento que comparte con millones de españoles”.

Mientras, los Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos de turno tampoco tragaron bien el sapo de la victoria socialista. Los “comunicadores” usaron sus poltronas mediáticas para poner en marcha unas acusaciones ponzoñosas que con el tiempo no sólo se demostraron falsas, sino también que los que las promovían las sabían falaces. ”Ésta es la izquierda que dio el golpe de Estado del 11-M”, declaraba hace poco el afamado locutor.

No creamos que algo ha cambiado 12 años después. Cuando durante el 15-M ciudadanos protestaron de manera pacífica exigiendo mayor calidad democrática, la derecha reaccionó con virulencia contra ellos porque cuestionaban la esencia misma de su estatus, de su poder, de sus privilegios. Esperanza Aguirre insultaba con denuedo a quienes se agolpaban en las plazas llamándoles “pendencieros” y “camorristas”. Asimismo, acusaba a los manifestantes de esconder bajo sus peticiones “un golpe de Estado”. Lo mismo que se esconde ahora en los conservadores en la opción política que surgió de ese 15-M, un “golpe de Estado encubierto”.

Las difamaciones y acusaciones sin fundamento vertidas contra Podemos han tomado el relevo del acoso sufrido por el PSOE de Zapatero. El gobierno les pertenece, y no dejarán que la izquierda use los resortes democráticos y constitucionales con impunidad.

El gobierno de ‘perdedores’


La propuesta de Podemos de formar un gobierno de coalición con el PSOE e IU volvió a poner de manifiesto que a la derecha la democracia le estorba. El resultado electoral se antepone a sus intereses de clase y vuelve a poner en marcha la tramoya. Así que este, sólo porque no es el suyo, será un gobierno de perdedores. Un gobierno revanchista. Asumiendo la derecha con ello que hay una afrenta de la que vengarse.

Francisco Rodríguez Adrados alertaba en una tribuna del diario La Razón la pasada semana de lo que supondría que en España gobernara “la extrema izquierda socialista” con los “separatistas” y los “utopismos rampantes”. El catedrático de la RAE ponía de manifiesto los peligros de un Frente Popular como el de 1936 de Largo Caballero, que acabó con la Guerra Civil. Rodríguez Adrados continuaba diciendo que “los utopismos y los independentismos deberían desaparecer, son simplemente nocivos”. Lo que deja claro el articulista es lo que ya ha enseñado la historia, que la derecha sólo confía en la democracia cuando ésta le sirve para lograr sus resultados.

No es casual la apelación del autor del texto al Frente Popular, porque la derecha combatió ese gobierno democrático con un golpe de Estado y una Guerra Civil. Por eso la solución que se propone desde la tribuna de La Razón es la desaparición de los utopismos (Podemos) e independentismos. Porque eliminar lo que no aceptan es la única manera de acabar con sus impulsos.

No es que las cosas hayan cambiado mucho, o que la irrupción de Podemos o el independentismo hayan añadido un temor mayor en la derecha y que ésta, de verdad, crea que ahora corre riesgo este sistema. Es la recurrencia de sus instintos cuando se van a la oposición. El mismo Rodríguez Adrados escribió en el año 2005 el mismo artículo, y en los mismos términos. Se llamaba España 1931 – 2005, y también comparaba el gobierno de Zapatero con el de Largo Caballero. Las únicas similitudes entre el gobierno del último presidente socialista y el posible de Podemos-PSOE-IU es que no gobierna la derecha. Por eso claman ante una posible involución de sus valores que acaben en una confrontación civil. La derecha poniendo la bota en la cabeza de la izquierda.

En 2005, Adrados escribió: “Zapatero y los suyos han construido un grupo como aquel de la segunda República, en el que se aliaron los socialistas de Largo Caballero, los comunistas, anarquistas y separatistas. Cómo acabó, ya lo sabemos”.

En 2016, el catedrático ha publicado lo siguiente: “La unión de todos los partidos de la izquierda, que con insistencia pide ahora Pedro Sánchez, jefe por el momento del PSOE, viene a equivaler más a menos a aquello: partir en dos las fuerzas políticas de todo el país, como entonces sucedió. Equivalió al aumento de la agresividad, y con un aumento de la misma, se llegó, al final, a la guerra”

El discurso cada vez que gobierna la izquierda, o al menos lo intenta, es el mismo. Prevenir a los ciudadanos de lo que son capaces de hacer si no votan bien. Jamás se establece que cuando gobierna el PP con mayoría absoluta también se parte España en dos mitades. Jamás se establece que cuando la izquierda gobierna aumenta la agresividad porque la derecha no acepta los resultados democráticos y comienza una escalada de tensión desde todos los lugares y con todos los actores disponibles para volver a establecer el orden natural de las cosas. La derecha en el poder, el poder en la derecha.

Emilio Romero en su artículo de 1981, que no era más que la clave para la entrada en el Congreso de los guardias civiles días después, evidenció esta característica genética de la derecha patria de manera magistral. En su pomposo texto narraba lo que se cocía en las tertulias de Madrid. Las quejas y atribulaciones que provocaba en la carcunda la deriva intolerable de la política española y el inaceptable continuismo democrático. Porque la democracia para la derecha es provisional y la dictadura era una contingencia histórica. Y que gobierne quien dios manda.

ANTONIO MAESTRE

No hay comentarios:

Publicar un comentario