domingo, 14 de febrero de 2016

“Tú eres un títere, no un titiritero”

Ayer tuvo lugar en Palma, al igual que en muchas localidades del Estado, una concentración para reclamar la retirada de todos los cargos a los titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo, simplemente, por representar un guiñol. En esta concentración sucedieron hechos, que si bien, por sí solos, no serían más que una muestra de la […]



Ayer tuvo lugar en Palma, al igual que en muchas localidades del Estado, una concentración para reclamar la retirada de todos los cargos a los titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo, simplemente, por representar un guiñol.

En esta concentración sucedieron hechos, que si bien, por sí solos, no serían más que una muestra de la habitual, desagradable y patente represión que se sufre en el Estado Español en materia de Derechos Humanos, en conjunto con el resto de sucesos que están teniendo lugar en todo el país, parecen apuntar una situación aún más preocupante.

Ayer durante el transcurso de la protesta, cuatro personas fueron identificadas por la Policía Nacional. Una, por hacer fotos, otra, por llevar un megáfono, otra por decirle a uno de los UIPS que “tú eres un títere no un titiritero” y otra, simplemente, por preguntar.

A estas personas, tal como dijeron los miembros de la UIP, les van a llegar sanciones administrativas, sanciones que ahora son posibles gracias a la nueva Ley de Seguridad Ciudadana en vigor. Estas sanciones pueden ser de cientos o incluso de miles de euros. Además, a la chica que le dijo al UIP que era un títere, “le caerá algo mucho peor”, según le amenazó el UIP que la identificó. A los agentes, sin embargo, se les pudo identificar, pese a llevar su número de placa oculto incumpliendo la ley, ya que ha de estar siempre visible, pero ellos no tendrán problemas de mordazas por esta fata, ni sanción por incumplimiento.

En estos días, en los que parece que, desde el montaje policial y judicial del caso de los titiriteros y de que la “izquierda del cambio” nos dejara a los pies de los caballos a todas y todos los activistas de este país, parece que se ha abierto la veda de la caza del activista en todo el Estado.

En Ourense identificaron a un chaval por llevar una camiseta en un carnaval que ponía “Gora Alka-ETA”, en Nafarroa, otro titiritero tiene problemas por temas parecidos, en varias manifestaciones de apoyo a los titiriteros, estos días, los manifestantes han tenido problemas con la policía por llevar pancartas con eslóganes tan terroristas como “Me gusta la Panc-ETA”, “Mira mi Camis-ETA” o “Volvamos a la Pes-ETA”.

Incluso, en el colmo del surrealismo, hace tres días, en Sabadell, un policía municipal que aparcó mal su coche patrulla, multa a una panadera, en la tienda en la que había entrado a comprar un bollo, por los comentarios de la panadera acerca del coche patrulla mal aparcado, indicándole que eso ha sido una falta de respeto hacia su persona, la del agente y que la va a multar por la Ley de Seguridad Ciudadana. Eso sí, después de haberle pagado el bollo.

¿Qué está pasando? ¿Qué es esto?

Esto, no ha hecho más que empezar. Ante la furia y la rabia de la derecha, que se niega a dejar el poder, y la pasividad de la izquierda institucional, que se niega a defender a sus activistas, todo apunta al inicio de una era de represión sin límite hacia la disidencia política en todo el Estado Español.

Y por la pasividad, mostrada y esperada, de la izquierda institucional “del cambio”, estamos, todas y todos, en situación total de desamparo ante esta grave aceleración de la represión. Barra libre.

Y es más. Tenemos un Ministro del Interior en funciones que ha confesado en público que un ángel de la guarda llamado Marcelo le dice lo que tiene que hacer.

Este mismo Ministro del Interior en funciones, ayer declaró la alerta antiterrorista en todo el Estado por riesgo de atentado, islamista, se supone, aunque hasta ayer mismo solían cocinar Calder-ETA.

Y yo me pregunto. ¿Ese ángel de la guarda se llama Marcelo o se llama Francisco Franco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario