viernes, 25 de marzo de 2016

El fenómeno ‘Dead Drop’: miles de USB incrustadas en las paredes del mundo

Unos 1.625 ‘pendrives’ se pueden encontrar en los lugares más accesibles del mundo para facilitar el intercambio de información entre personas.



El límite está en tu imaginación, que se suele decir. Por tanto, ¿cómo potenciar el intercambio de información y conocimientos directamente entre personas que no se conocen y sin necesidad de Internet? La respuesta la encontró Aram Bartholl: incrustando ‘pendrives’ en espacios públicos.

Este ingenioso proyecto se llama ‘Dead Drops’ y comenzó en el año 2010 con la instalación de cinco memorias USB en la ciudad de Nueva York. Actualmente existen 1.625 unidades por todo el mundo, con una capacidad cercana a los 12 terabytes.

Se trataba de crear una red anónima offline de intercambio de archivos en espacios públicos. De hecho, los ‘pendrive’ se encuentran en lugares accesibles para todo el mundo: muros, edificios y esquinas.



Según se instalan, las memorias tienen que estar vacías, a excepción del archivo ‘leeme.txt’ que explica el proyecto. Cualquiera puede realizar esta acción, y sólo tiene que informar posteriormente a la página web del lugar donde se ha colocado y mandar una foto. A partir de ahí, todo el mundo puede dejar cualquier tipo de contenido o cogerlo, sin dejar rastro.

A España también han llegado . Actualmente existen unos 10 ‘dead drops’ en Barcelona, unos cinco en Asturias, tres en Bilbao, uno en Zaragoza y en Sevilla, seis en Madrid y dos en Valencia -entre las ciudades grandes.

Eso sí, este sistema tiene sus riegos. Para no acabar con el ordenador lleno de virus, desde ‘Dead Drop’ recomiendan iniciar el sistema en modo seguro o descargar un CD o USB de arranque de (Linux) Ubuntu “Live”.

E.B





No hay comentarios:

Publicar un comentario