viernes, 29 de abril de 2016

De nuevo tensión y ......¿espectáculo? en Antena 3. La gran lección dio Ramón Espinar




Lo que ha hecho Ramón Espinar esta mañana en Antena 3 no es fácil; hay que tener mucha seguridad y las ideas muy claras para enfrentar el problema con esa soltura. Y ser muy guerrero. Y Espinar en este aspecto lo es, lo ha demostrado en varias ocasiones.

Nos quejamos constantemente de lo que ocurre en casa del enemigo, porque eso es lo que son los grandes medios de comunicación de este país: el enemigo de cualquiera que pretenda siquiera cuestionar el statu quo del sistema. Pero resulta sorprendente que aceptemos sus normas cuando nos dan un espacio para machacarnos o para fomentar su propio espectáculo, que no para que nos expresemos. Hasta hoy.

Hoy Espinar ha marcado, espero, un antes y un después en la relación entre medios y política contrahegemónica. Se acabó lo de aceptar vuestras normas porque pongáis el local y la ruleta. A estas alturas de la película los más interesados en que juguemos en vuestro casino sois vosotros y, por tanto, sabiendo que no nos movemos en terreno neutral y que la banca siempre gana, o cada cual acepta su rol y acordamos las normas, o no hay partida.

Y es importante hacer esta distinción del terreno, porque no debe ser lo mismo, por poner un ejemplo, ir a Radio Klara, donde a nadie se le va a tratar diferente por el cargo institucional que ocupe o por la clase social a la que pertenezca, que acudir a la casa de los poderosos donde sí se rinden pleitesías o desprecios dependiendo del papel del invitado.

Ramón, sin decirlo, ha expresado algo así: si acepto la invitación del enemigo será porque a mí me interesa, y porque voy a poder hablar de mi proyecto político, de qué proponemos y qué pretendemos hacer. Será porque voy a poder hablar de política. Y no voy a aceptar ningún compadreo hacia mí de vuestra parte, para empezar porque represento a mucha gente, y para terminar porque a los que sí son de vuestra cuerda (o vuestros jefes) los tratáis con mucho respeto y sumisión. Y porque si ciertos periodistas han decidido jugar el rol de ‘profesionales’ y no de personas cuando Podemos se dirige a ellos, desde Podemos habrá que jugar el papel de cargo público cuando de esos periodistas se trate. Quid pro quo.

Y ahora que se convierta en norma. Sin respeto no hay partida, con mentiras no hay partida, con interrupciones no hay partida, con manipulación no hay partida. Los payasos para el circo y los espectáculos para el teatro, donde además los unos son graciosos y los otros mucho mejores.

Por Paco Bello

  

2 comentarios:

  1. BRAVOOO RAMON..!!,,,es cierto, todo el mundo se dió cuenta desde el min. uno que el PSOE nunca iba a pactar con PODEMOS, por cuestiones obvias y por que desde su comité federal de dic. los barones le ordenaron, esto segun Fdez.Tapias, que asistió a ese congreso: que con PODEMOS ni se pacta y menos aún se gobierna por que esto sería como meter al enemigo en casa; despues, sin cosrtarse ni un pelo el PSOE ha tenido otros detalles sin "importancia" con los cuales se les notaban las ganas que tenian de pactar con PODEMOS, por ejm. en el reparto de de las diferentes responsabilidades de Congreso y Senado y además, en el lugar que deberian ocupar en en el Congreso como tercera fuerza, que el Lopez les mandó al gallinero, no solo se queda la cosa ahí, que además, blinda un pacto con la que llamaban la marca del PP, es decir C´s con luz, taquigrafos y prensa nacional e internacional al mas `propio estilo de la mejor pelicula de Hollywood,,,jajaj que cara mas dura hechar la culpa a PODEMOS, pero tranquilo Ramon, vuestro electorado es fiel e inteligente y en las proximas elecciones de Junio asistiremosa la ruina historica de un partido traidor a sus votantes y a España...

    ResponderEliminar