domingo, 24 de abril de 2016

Quitan la filosofía en el bachillerato y ponen "educación financiera" en la escuela

Para algunos sectores de la sociedad situados en las esferas de poder, en ocasiones no resulta muy cómodo que la gente piense por cuenta propia. Al menos, esto es lo que piensan algunos destacados representantes de distintos ámbitos de la vida social, que ven la eliminación de la asignatura de Filosofía en las aulas como un atentado contra la libertad de pensamiento.


Pues sí, vaya revuelto tenemos montado… Vamos a intentar ver en este artículo cómo se ha configurado la asignatura de Filosofía en la actual ley educativa, comparado a como estaba antes, y cómo han reaccionado algunos de los principales colectivos, e intentaremos ver si hay razones para hacer un cambio tan drástico en la asignatura de Filosofía.

Por poco que uno mire en Internet y haya seguido el tema de la nueva reforma educativa, la llamada ley Wert (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa-LOMCE), se habrá dado cuenta de que, entre otros puntos de conflicto, está el tema de la asignatura de Filosofía.

La reforma de nuestro sistema educativo deja atrás la LOE (Ley Orgánica de Educación). En la LOE, los alumnos estudian Filosofía en tres cursos y en tres materias: en Educación Ético-Cívica, en 4.º de la ESO (una hora a la semana); en Filosofía y Ciudadanía, en 1.º de Bachillerato (tres horas semanales); y en Historia de la Filosofía, en 2.º de Bachillerato (también con tres horas a la semana). La ley Wert, LOMCE, mantiene la asignatura de Filosofía y Ciudadanía como obligatoria, impartida en 1.º de Bachillerato, y convierte en optativas el resto de asignaturas que antes eran obligatorias. De esta manera, la Educación Ético-Cívica que se imparte en 4.º de la ESO será la alternativa a Religión, y la asignatura de Historia de la Filosofía, que se imparte en 2.º de Bachillerato, se quiere mantener como asignatura troncal en las modalidades de Ciencias Sociales y Humanidades.

¿Cómo han reaccionado los principales colectivos a esta decisión de dejar la asignatura de Filosofía reducida a una mínima expresión y a ser optativa? Tengamos en cuenta que se han eliminado dos tercios de las asignaturas y el resto es optativo.



El mundo de la cultura, por esta cuestión, ha reaccionado de forma enérgica y ha defendido la asignatura de Filosofía. Y así, personalidades como, por ejemplo, el director de cine Álex de la Iglesia, el dibujante Miguel Brieva, la escritora Elvira Navarro, el músico Santiago Auserón, y el ex director general de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, defienden la asignatura de Filosofía porque, indican, enseña a pensar, hace libre al ser humano, etc. Federico Mayor Zaragoza nos recuerda, en el videoclip Filosofía 2.0, que “la Filosofía es esencial; por eso la Unesco la sitúa en primer lugar de los curricula, y dice que en aquellos países donde no existe la Filosofía, se tiene que poner, y en aquellos donde ya está en el programa, se tiene que favorecer”.

Pensar por cuenta propia


Por parte de los profesores y catedráticos, podemos encontrar igual reacción. La catedrática de Ética y Filosofía Política Adela Cortina, en el videoclip Filosofía 2.0, defiende “la asignatura de Filosofía como una necesidad para cualquier sociedad que quiera ser medianamente culta”. Y, por su parte, el también catedrático de Filosofía del Derecho y de Filosofía Política, Francisco Javier de Lucas, añade en el mismo videoclip que la Filosofía “ayuda a pensar con la propia cabeza, y ello supone autonomía”. Ambos catedráticos reconocen que la Filosofía nos permite ser críticos.

Pero es que incluso el catedrático de Economía Aplicada José María Jordán Galduf (podríamos pensar que la filosofía no le va a preocupar a la economía, pero no es cierto) afirma que “la Filosofía y la Ética son imprescindibles” y que “no puede haber una economía que no tenga un equipamiento ético”. Además, añade: “En estos momentos, lo que le falta a la economía, justamente, es una mayor carga de baterías éticas y filosóficas, precisamente para acertar en el camino de la recuperación ”.

Esta preocupación por la asignatura de Filosofía hizo que distintas entidades, cuyo fundamento es la filosofía, ya en el año 2012, dieran lugar al nacimiento de la Red Española de Filosofía (REF). En las jornadas de debate sobre “La situación de la filosofía en el sistema educativo español”, organizadas por la Conferencia Española de Decanatos de Filosofía y ocho asociaciones filosóficas (AEEFP, AFBP, AHF, SAF, SEFA, SEPFI, SHAF y SLMFC), celebradas el 4 y 5 de mayo de 2012 en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, nació la REF. La Red Española de Filosofía es una organización que, tal y como indica en su página de Internet, “pretende vertebrar a la comunidad filosófica española y coordinar todas las asociaciones, fundaciones, instituciones docentes, centros de investigación, etc., relacionados con el ejercicio de la profesión filosófica”. Por su parte, Esperanza Rodríguez, presidenta de la Comisión Educativa de la REF, considera que "invertir en educación en valores es una forma de invertir en el futuro de la sociedad".

Ante esta situación de gran crítica frente a la ley LOMCE, parece que los políticos ni se han inmutado. ¿Por qué? La verdad es que conocer las verdaderas razones se nos antoja muy difícil, por no decir casi imposible. Qué es lo que se ha pensado desde el Gobierno y desde las distintas instituciones cuando se planteaba la reforma, a qué presiones han sucumbido, etc., es casi imposible saberlo.

Ahora bien, si tomamos un poco de distancia con los acontecimientos y empezamos a ver que hay un gran descontento con la clase política, que hay diversos movimientos de los ciudadanos preocupados por cambiar las cosas, como son el 15-M, la plataforma Stop Desahucios, Marea Blanca, huelgas estudiantiles, etc., podemos empezar a relacionar y veremos cómo dos más dos son cuatro. Como ya hemos indicado, quien defiende la filosofía es porque sabe que la filosofía hace libre y fuerte al ser humano. Le da pensamiento y le otorga la libertad de poder elegir. Y esa posibilidad, esa formación, es la que está molestando, de una forma muy clara y directa, a los gobernantes y a los políticos. Por lo tanto, para el político de turno, es mejor eliminar la asignatura de Filosofía porque, en vez de hacer seres humanos que piensan y libres, quieren hacer seres humanos que obedezcan y sean dóciles a sus dictados. De hecho, actualmente, el Gobierno español se está planteando controlar las redes sociales porque son el método usado por los ciudadanos para expresar su descontento y organizarse contra el Gobierno (se han convocado varias manifestaciones simplemente a través de redes sociales).

Por lo tanto, la asignatura de Filosofía, ahora, es más necesaria que nunca. Que en estos momentos de crisis económica, por falta de bases éticas y morales en las relaciones económicas, se intente eliminar la Filosofía (o reducirla a su mínima expresión), es una muestra más del intento de la clase política de controlar y evitar la libertad de pensamiento que hace libres a los seres humanos. Defendamos, pues, la filosofía como herramienta de libertad, de formación de conciencias y de fortaleza del ser humano.


¿Educación económica? Indispensable. ¿Educación financiera? Ideológicamente sectaria
Lo que necesitamos es que nuestros estudiantes tengan una formación económica básica, y no una mera educación financiera

La nueva ley de educación española introduce la enseñanza financiera tanto en Educación Primaria como en la Educación Secundaria Obligatoria. Desde hace años el BBVA ha puesto en marcha el programa Valores de futuro, que se ha impartido en miles de escuelas. El Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores han publicado unos materiales didácticos para una posible asignatura de “Educación Financiera”. 


La OCDE –y nuestro Ministerio de Educación– considera que la buena educación acerca del dinero consiste en que los alumnos tengan los conocimientos, habilidades, comportamientos, valores y aptitudes que les permitan “tomar decisiones financieras informadas y sensatas en su vida diaria, preparándolos para afrontar en una mejor posición los retos básicos de índole financiera con los que se encontrarán a lo largo de su ciclo vital”.


Esto, sin duda, es útil, pero creo que lo que necesitamos es que nuestros estudiantes tengan una formación económica básica, y no una mera educación financiera. Como saben los especialistas, la Economía financiera es una disciplina que trata del funcionamiento básico de los mercados financieros y de sus instituciones (por ejemplo, los bancos), de la asignación de recursos monetarios, de los riesgos, y de los instrumentos financieros y su uso. Es sólo una parte de la economía, y reducir la educación económica a ella implica un sesgo que me parece sectario y perjudicial, porque somos víctimas de una hipertrofia de la economía financiera. La economía financiera ha tomado un auge exagerado en relación con la economía real. La crisis que padecemos no ha sido económica, sino financiera. Por eso, las recomendaciones de la OCDE sobre la necesidad de que los consumidores tengan educación financiera me parecen un intento de descargar la responsabilidad en ellos, y no en el sistema financiero. 
¡Claro que debemos enseñar nociones básicas de economía a nuestros alumnos! Pero no para que sean dóciles consumidores, sino para que desarrollen su pensamiento crítico.

Me parece necesario que los alumnos conozcan el funcionamiento de todo el sistema económico: los factores productivos, las leyes de la oferta y la demanda, la creación de dinero, el papel del Estado en la economía, los agentes económicos. Y en especial, deben saber dos cosas: que la economía financiera no es toda la economía, y que el mercado es una institución necesaria pero suicida –o asesina– si no está sometida a un marco ético. Esto es lo que deben saber nuestros alumnos si queremos que sean ciudadanos libres, porque los vacunaría contra los intentos de manipulación de las ideologías neoliberales

 Textos basados en arts de:    Bartolomé Cáffaro Bosch  y JOSÉ ANTONIO MARINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario