jueves, 19 de mayo de 2016

Otorgarle la confianza a Pedro Sánchez es una maniobra arriesgada

Ningún votante de IU o Podemos debe de dejar de dar su voto a la confluencia, si queremos quitarnos a los fascistas neoliberales del gobierno PPSOE debemos superarlos, para ello es necesario que los verdaderos socialistas abran los ojos y se den cuenta que el Psoe con sus antiguos y nuevos dirigentes son tan de derechas como Rajoy y que otorgándoles el voto todo quedaría igual que que esta, pero si votan a Unidos Podemos todo cambiara. Como así ha ocurrido desde las elecciones Europeas.




Lo último que deseamos es que el PP vuelva a gobernar, Unidos Podemos lograr que no vuelva hacerlo. Pero no queremos pactar con el PSOE, un partido que ha traicionado demasiadas veces su palabra; ha asumido el relato de la derecha (su mismo diagnóstico de la situación económica y argumentos descalificadores) y acaba de dejar en bandeja al PP una mayoría de bloqueo en el Senado que hará difícil una muy necesaria reforma constitucional.

Imposible pactar con el PSOE de la reforma exprés del artículo 135 de la Constitución. Gracias a esa reforma prima pagar la deuda pública antes que cualquier otro gasto del Estado. ¿Dónde estaba Pedro Sánchez mientras Zapatero aprobaba esa reforma y otros recortes? En su escaño, votando disciplinadamente a favor de esas medidas dictadas por la troika. Luego, ya como secretario general, Sánchez se desdijo: es muy de cambiar de opinión.

El candidato del PSOE parece capaz de cualquier concesión a la derecha con tal de llegar al Gobierno y salvar su inestable silla, amenazada desde Sevilla.  Cambió de opinión sobre el artículo 135, cambió de opinión sobre Ciudadanos, cambió de opinión sobre sus palabras contra Rajoy en el pasado debate televisivo. Ahora sitúa a Adolfo Suárez como su referente, en una nueva concesión al extremo centro. Funciona Sánchez como el muñeco de un ventrílocuo. No sabemos qué mano le mueve la boca, pero lo sospechamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario