miércoles, 13 de julio de 2016

QUÉ DEBES SABER PARA EVITAR MULTAS EN EL EXTRANJERO



A estas alturas del año ya tendrás las vacaciones al menos en la cabeza planeadas y posiblemente entre tus primeras opciones se encuentre una capital europea. No nos engañemos y reconozcámoslo: a los españoles nos encanta “liarla” un poco cuando estamos de viaje algunas veces (en el sentido divertido, claro) y, la verdad, no estaría en absoluto de más tener en cuenta cómo se ven ciertos comportamientos de cara a la ley.  ¿Puedes ir por la calle tomándote una cerveza en Lisboa? ¿Orinar en los alrededores del Coliseo en Roma? ¿Coger el metro sin pagar en Estocolmo?
Si no quieres llevarte sorpresas inesperadas en tu próximo viaje por Europa, te recomendamos echar un vistazo a este infográfico con el precio de saltarse las normas en el extranjero.

1.- Beber en la vía pública

Imagínate saliendo de trabajar con cuarenta grados e ir de camino a tu próxima parada con una cerveza bien fría entre tus manos. Lamentablemente, todos los madrileños saben perfectamente que eso no es posible. De hecho, Madrid cuenta con la ley más dura en comparación con otros países con respecto a penalizaciones de este tipo, con multas que oscilan entre los 100€ y 600€. ¿A qué se quitan las ganas de una cerveza? Para hundir un poco el dedo en la llaga, tienes que saber que en capitales como Berlín, Bruselas, Lisboa o Viena es totalmente legal beber alcohol en la calle. ¿A quiénes les están entrando ganas de mudarse?

2.- Fumar en áreas restringidas

Que se lo piensen dos veces todos los fumadores a la hora de encender un cigarrillo en determinados países porque les puede salir más caro que nunca el vicio. Fumar en Dublín en áreas donde no se está permitido, por ejemplo, puede costar 3000€ de multa. A la capital irlandesa les sigue Madrid o Roma, donde las multas también pueden llegar a alcanzar los 600€ – 550€, respectivamente. Los más permisivos con los malos humos están en Estocolmo: no hay multa pero si se puede dar la posibilidad de que te inviten a abandonar el local.

3.- Estar borracho y armar jaleo en público

¿Quién no se ha pasado de la raya y ha acabado dando cierto espectáculo por la vía pública? Seguramente más de uno. Pues bien, si la situación es exagerada y llegas a alterar el orden público, ten en cuenta que en algunas capitales además de pagar puedes pasar una inolvidable noche durmiendo la mona en el calabozo de las cárceles de Berlín, Bruselas, Helsinki, Reikiavik o Estocolmo. En algunas de ellas podrás estar libre cuando vuelvas a dar negativo en el test de alcoholemia pero en otras te tendrá que acompañar la suerte para salir lo antes posible a contar la anécdota a tus amigos…

4.- Coger transporte público sin billete

No comprar billete en el metro de Berlín donde no hay tornos es muy tentador, pero si tienes la mala suerte de que el “hombrecito” que está sentado junto a tí de repente se identifique y te exige que le enseñes el billete, además de pasar un momento bastante embarazoso te atienes a una multa de 60€. Lamentablemente, lo cuento como experiencia propia. Peor sería que te pillasen sin billete en Londres, donde las multas ascienden a 1000 libras (unos 1280€). En Reikiavik son los más permisivos, dónde, de darse la situación, “te invitan” a salir del vagón y comprar tu billete para el próximo. Qué inocentes…

5.- Orinar en la vía pública

Si estás en Roma y te entran las ganas incontrolables de vaciar la vejiga, haz un último esfuerzo antes de hacer pis en la calle… ¡aguanta! Si los carabinieri te pillan en pleno momento zen, la multa que te pongan puede ir desde los 5000€ hasta los 10000€. ¿Exagerado? Es algo que les puedes comentar si te las tienes que ver con ellos, aunque espero que no. Otras capitales que destacan por las altas multas son Viena (700€), Madrid (100€ – 600€) o Dublín (70€ – 500€). La sanción más floja que ante una situación así te puedes enfrentar es en Berlín: 20€ por quedarte agusto hasta la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario