domingo, 31 de julio de 2016

¿Son los votantes del PP cómplices de la corrupción e injusticias del partido?


Muchas investigaciones tratan de averiguar por qué la población pasa por alto la corrupción política. Para algunos expertos el secreto podría estar relacionado con una notable reducción de la disonancia cognitiva



A día de hoy a nadie nos queda claro si cuando se fundó el Partido Popular el 20 de Enero de 1989 sus promotores tenían en mente crear una afiliación política o, como diría el juez José de la Mata, una "organización criminal". Sea lo que sea lo que planease el grupo de conservadores, la experiencia nos ha enseñado que el poder y la corrupción van unidos. Tanto, que ya sea a nivel público o privado, uno no existiría sin el otro.

Esta verdad, que es de perogrullo, parece olvidarse por completo en el cerebro de los votantes. A pesar de que a día de hoy el Partido Popular ostenta el indecoroso récord de más de 31 tramas investigadas con más de 500 imputados, las últimas encuestas dan al partido del líder gallego un 30% de los votos, convirtiéndolo nuevamente en la opción más votada. Las excusas que ofrecen las personas que introducen en la urna la papeleta de la gaviota pasan por: "los medios mienten" o "mejor así que con el coletas, el guapete o el cuñado". Argumentos que apestan a rancio contra los que la coherencia no puede más que claudicar. Por suerte, académicos, sociólogos y otros investigadores tienen mucha más paciencia que nosotros y han analizado detenidamente esta situación tan surrealista.


La tradición de la picaresca

Hay que recordar que somos una sociedad que procedemos de una dictadura, donde el clientelismo y la asignación a dedo eran mecanismos habituales de acción. Eso da lugar a una 'herencia' de comportamientos ya viciados y a la clásica y maniquea expresión transmitida de generación en generación: "tío, aquí las cosas funcionan así". Según explican Fernando Jiménez y Vicente Carbona en un completo análisis sobre la corrupción en España, "el elemento quizás más preocupante de este imaginario es la transmisión de la idea de la inevitabilidad de la corrupción, la idea de que el sistema político en la práctica 'funciona así'. Las reglas del juego son estas, y, por lo tanto, lo de cumplir con la legalidad parece ser lo excepcional. Las leyes parecerían no ser más que un formal atrezzo para tranquilizar conciencias, mientras que las verdaderas reglas del juego son las de los intercambios corruptos".

"Lo de cumplir con la legalidad parece ser lo excepcional"


Pero está situación no solo se da en política. 

También en el día a día de las personas que se votan. Todos conocemos a alguien que antes de salir del trabajo hace acopio de bolis, folios, cuadernos o grapas que poder utilizar en casa. O aquellos que tuvieron que coger 10 € de la caja y nunca los devolvieron. O el que no declara todo lo que gana. O el que pasa una comida familiar a cuenta de la empresa. O los que responden con picardía a la clásica pregunta: ¿con factura o sin factura? Este país tiene cierta admiración a la picaresca, al que puede lucrarse de forma deshonesta y conseguir una vida más cómoda. Una situación que contrasta con la tendencia anglosajona, donde por robar una libra ya eres considerado un ladrón. Lo peor de todo es que aún no hemos entendido que aquel que coge un euro del dinero común de los españoles ocasiona que los demás tengamos que poner más. Pero nada, ni con esas. Aún así, esta no parece ser la única razón de que los votantes del Partido Popular hayan decidido desterrar de sus cabezas nombres como Acuamed, Púnica,Bárcenas, Pokémon, Campeón, Bomsai, Inestur, Palma Arena, Nóos, Taula, Andratx, Bitel...

No obstante, ser más o menos honesto no parece justificar por completo que el votante del PP siga aplaudiendo a los ladrones con su voto. Aunque los porcentajes dan lugar a la duda razonable. Según último barómetro del CIS, la segunda preocupación de los españoles es la corrupción y el fraude (47,5%).


El "roba pero hace"

La probable empatía de algunos con los ladrones no parece ser explicación suficiente para esta desagradable situación. Otra de las teorías que barajan los sociólogos es el "intercambio explícito". Según explica Jordi Muñoz, profesor de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), "el votante no tiene que recibir directamente recursos públicos a cambio de su apoyo, sino que simplemente decide mantener su apoyo al político corrupto en la medida en que percibe que se trata de un buen gestor en otros ámbitos, capaz de proveer de bienes públicos y/o atraer recursos a su territorio".

¿No será que "hace porque roba"? 

Es decir, los votantes prefieren obtener ciertos beneficios a pesar de tener que pagar el alto coste de la corrupción. Un proverbio latinoamericano define esta situación a la perfección "roba pero hace". Quizás no se hayan planteado la afirmación a la inversa, ¿no será que "hace porque roba"? Según Muñoz, "sería precisamente su disposición a establecer intercambios corruptos lo que permitiría un buen rendimiento en la gestión. En nuestro entorno podemos pensar en múltiples ejemplos de ayuntamientos que, precisamente por haber aceptado recalificaciones de terrenos en intercambios corruptos generaron en sus municipios una intensa actividad económica, vinculada a la construcción. En esos casos, al menos en el corto plazo, la actividad corrupta podía ser percibida como favorecedora del bienestar colectivo".

Cuántas veces habremos escuchado la frase de "Rajoy es un gestor estupendo". Lo 'mejor' es que si seguimos votándoles su eficacia en este rol será magnífica. Señal inequívoca de que su equipo sigue ejerciendo sus probadas y presuntas labores de corrupción a la perfección.


El voto cautivo

Y ha llegado el momento de lo que parece ser uno de los motivos estrella: el voto cautivo. El votante del PP nunca falla. Da igual que su partido haya robado hasta el punto de hacer desaparecer la clase media, que su sede esté pagada con dinero negro, tampoco importa que la mayoría de sus miembros estén imputados o en sospecha de poder estarlo muy pronto. Ellos, con un pin en su chaqueta y un marcado odio irracional hacia el progresismo, siempre votarán al mismo partido. Una decisión emocional que poco tiene que ver con el razonamiento, la reflexión y la coherencia.

Esta cautividad puede adjudicarse a lo que en psicología se conoce como una notable reducción de la disonancia cognitiva, un término que alude a tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones. Para entenderlo pongámonos en el pellejo de un votante del Partido Popular. Él quiere votar al PP, porque es "lo que ha hecho toda la vida", "porque al fin y al cabo todos son iguales" y "porque si gobierna el de la coleta se marcha de España".

"El que vota a un corrupto podría tener una reducción de disonancia cognitiva"

 Pero claro, las noticias dicen a diario que "son una pandilla de corruptos" y que están implicados en múltiples tramas corruptas. Se trata de dos pensamientos al mismo tiempo que entran en grave conflicto y provocan un sesgo cognitivo cuyo desenlace impacta directamente sobre la actitud que adopta ante el dilema. Según explica Muñoz, "una de las principales fuentes de distorsión son las preferencias partidistas: ante un caso de corrupción, el votante reacciona de modo distinto en función de la etiqueta partidista de sus responsables. Ante una misma acusación, si se dirige contra 'los nuestros' tendemos a tener una reacción exculpatoria, mientras que el mismo hecho lo consideraremos más grave si se refiere a 'los otros'".

Un ejemplo de esta especie de 'cortocircuito cerebral' es un incidente que se produjo durante las intervenciones vecinales de la Junta de Distrito del barrio de Ruzafa (Valencia). En este caso se recurre a otro clásico de la cultura hispana, el: "y vosotros más". Tras conseguir el valor necesario, un ciudadano se dirige directamente a un vocal del partido de los populares para pedir explicaciones sobre las tramas de corrupción que afectan a la afiliación. A pesar de hacerlo educadamente y con una actitud completamente democrática, los simpatizantes del Partido Popular se indignan e intentar detener la exposición bajo descalificaciones y argumentos tales como "¿Y los ERES de Andalucía, qué?" "¿Y lo de Monedero? aunque este ultimo caso sea irrisorio en la comparación .


No es el único caso en el que el votante cautivo muestra su carácter hermético. Otro acontecimiento similar tuvo lugar durante el acto de toma de posesión de Alberto López, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Argés. En este caso, los simpatizantes populares consideraron un insulto la actitud atea de López.

Este fatídico sesgo cognitivo provoca que aquellos que se identifican con una determinada ideología y con un determinado partido: "permanezcan impasibles frente a acusaciones de corrupción dirigidas hacia los políticos que apoyan". Algo difícil de explicar, ya que se trata de la misma gente que con toda probabilidad criticaría y trataría de evitar situaciones como que una persona pilote un avión o conduzca un autobús escolar con un par de copas de más, una sola manzana podrida debería dar lugar a una acción por parte del partido responsable. Pero, paradójicamente, no les importa que una persona acusada de robar bienes públicos, blanqueo de dinero, malversación de fondos o síndrome de Diógenes con el dinero ajeno gestione la economía. Bravo.

¿Cómo se llama cuando ves a alguien cometer un delito y miras para otro lado? 

Y es que una sola manzana podrida debería dar lugar a una acción por parte del partido responsable. Si esa acción no se lleva a cabo de una forma tajante, el ciudadano debería abstenerse de dar su voto para castigar esa actitud. Analízalo fríamente: ¿cómo se llama cuando ves a alguien cometer un delito y miras para otro lado? Lo grave de este asunto no es que existan tantos casos en nuestro país, sino que desde el primero que metió la mano en la caja no se tomaron las medidas oportunas y se han multiplicado como las chinches. Y adivinad, ¿quién ha sido cómplice de esta situación? Evidentemente, los mismos que les han vuelto a elegir.

Quizás otra cosa digna de estudio sea la razón de que, a pesar del convencido patriotismo del que presumen, decidan desviar todas sus riquezas a Suiza, las Caimán o Panamá. Tal y como está el patio, seguro que proponen la creación de un paraíso fiscal en Torremolinos a través de Change.org y los votantes les arropan. Así están las cosas. Pin y figura hasta la sepultura
.


AURORA FERRER

No hay comentarios:

Publicar un comentario