domingo, 8 de enero de 2017

Absuelve a los tres policías acusados de dar una paliza a un mensajero


La Audiencia de Madrid argumenta que no hay pruebas contra ellos más allá del testimonio del denunciante, que los acusó de meterle en una sala, insultarle y golpearle por todo el cuerpo





Así sucedieron los hechos

 No es precisamente una acción heroica el caso de G. G. V., miembro del Grupo Especial de Operaciones (GEO), la élite operativa de la Policía Nacional. El agente se encontraba en su día libre, sí, pero sus actos no pueden ser calificados como heroicos, sino todo lo contrario, si el tribunal finalmente confirma el escrito de acusaciones de la Fiscalía.

Según este último, aquella tarde del 12 de septiembre de 2012, sobre las 18:30, el 'geo' circulaba con su coche particular, un Audi A4 negro, por la ciudad universitaria de Alcalá de Henares. En un determinado momento, observó a una furgoneta realizar "unas maniobras extrañas". Se trataba de un vehículo de la empresa de mensajería MRW, que se dirigía justamente a la comisaría de la Policía Nacional de la ciudad madrileña, extremo que el conductor del Audi desconocía en ese momento.

Tras detectar los mencionados movimientos raros de la furgoneta, el funcionario comenzó a seguirla. No llamó al 091 ni a la Guardia Civil, sino que decidió operar por su cuenta, según relata el Ministerio Público. La persecución fue detectada por el conductor del vehículo de la compañía de mensajería, que temió que alguien quisiera robarle, ya que el Audi A4 no era un coche patrulla, sino un turismo como otro cualquiera. Fue entonces cuando el mensajero decidió acelarar para evitar ser alcanzado.

Pocos minutos después, la furgoneta de MRW llegó a la comisaría de Alcalá de Henares, donde el conductor acudía a recoger un paquete. El Grupo 2 de Policía Judicial había llamado a la empresa de mensajería para transportarlo a un destino que le habían indicado. Sin embargo, el mensajero nunca llegaría a su destino. El 'geo' entró en la comisaría justo detrás de su objetivo. Entró a por dos compañeros (D. S. R. y S. J. C.), ambos miembros del Grupo de Seguridad Ciudadana, y los tres volvieron para interpelar al representante de MRW, que estaba identificado con el uniforme de su empresa.

Le pidieron la documentación y "contra su voluntad", como señala la Fiscalía, se lo llevaron a una sala vacía de las dependencias policiales. Cerraron la puerta y los tres comenzaron a insultarle. Uno de los tres agentes sacó el arma y se la puso al detenido en la espalda. El mensajero sacó entonces su teléfono móvil y comenzó a pulsar teclas para llamar a su jefa, pero los funcionarios se lo impidieron. Lanzaron el móvil al suelo, le agarraron por el cuello y le tiraron al suelo.

Una vez tumbado en el piso, los agentes le propinaron golpes en la cabeza, en la espalda y en las piernas, como cuenta la Fiscalía, que añade que el hombre sufrió un traumatismo craneoencefálico, una contusión en la rodilla y una contractura cervical fruto de la paliza. No en vano, los funcionarios también le inmovilizaron para registrarle. El 'geo' incluso le amenazó. Le dijo que ellos eran policías y que, por lo tanto, tenían todos sus datos y los de su familia, con lo que tenían capacidad para buscarle la ruina y meterle en la cárcel. Añadió que tenían muchos métodos para conseguirlo.

El Ministerio Público pide para los tres agentes dos años de prisión e inhabilitación para el desempeño de cargo público por tres años, además de una multa de 700 euros por los delitos de atentado contra la integridad moral y lesiones.

1 comentario:

  1. Confunde el Poder con la Democracia ,olvidandose que Esta es para personas cultivadas ,en un Pais como Austria ,esto tendria consecuencias ,para los 3 sinvergüenzas y el Estado se veria obligado a pagar por el abuso !!!!

    ResponderEliminar